A PROPOSITO DE LAS ELECCIONES GENERALES DEL 9-M

“Una democracia no está segura si el pueblo tolera el crecimiento de un poder privado hasta tal punto que se convierte en más potente que el propio Estado democrático. En esencia, eso es el fascismo”.(F.D.ROOSEVELT)

En nuesto país, una vez cada cuatro años, todos los españoles somos llamados por los partidos políticos – entre todos ni siquiera representan al 4% de la población – para depositar unas papeletas con unos nombres preelegidos por sus respectivos “aparatchiks”. Como suele decirse popularmente con toda la razón, las “listas” se hacen en Madrid y las “tontas” en las distintas provincias o regiones, como el caso concreto de Asturias. Ocurre,lisa y llanamente, que los partidos políticos se han transformado en el santuario del poder. Han sojuzgado al Estado y lo han convertido en su víctima. Amparados en el poder público, han tomado y sometido a la sociedad y a las masas, y, sin sonrojarse un ápice, tienen la cara más dura que el platino iridiado para llamarlo democracia, de tal manera que, atrincherados en la legalidad que les otorga esta auténtica oligocracia partidista abandonan al pueblo y se transforman en organizaciones especializadas en la conquista retención del poder al precio que sea: “O el PSOE gana las elecciones del 14-M, o volveremos atrás, al año 36”, decía así de claro el entonces jefe de los sociatas catalanes y propulsor de ZP, el Molt Honorable President de la Generalitat, Pascual Maragall, y además, “Si necesitamos más votos para ganar las elecciones, ¡ hundimos otro barco !”, remataba otro diputado del PSOE a raíz del hundimiento del buque petrolero – PRESTIGE – en la costa gallega de la muerte.

¡ Que lejos nos queda esta mal llamada democracia con aquella otra que se practicaba en la Grecia de Pericles, con unos representantes del pueblo que desempeñaban sus responsabilidades, cumpliendo estrictamente con los mandatos del pueblo ! Porque, siendo verdad que resulta muy difícil alcanzar aquel sentimiento idealista y utópico, no es menos verdad que la lucha con todos los medios a nuestro alcance pueden lograr que ésta mal llamada democracia permita la real expresión de los ciudadanos y que la política se dignifique al servicio de la sociedad. Y para ello, lo primero, es denunciar con firmeza la generalizada pudedumbre de nuestra democracia : Según el barómetro de la organización “TRANSPARENCIA INTERNACIONAL” ( única organización no gubernamental a escala mundial dedicada a combatir la corrupción) consideran a los partidos políticos como las instituciones más corruptas del planeta y reservan su peor nota para estas agrupaciones profesionales de la política, donde España ocupa uno de los lugares de cabeza .

De esta manera, quienes todavía sigan pensando que los partidos políticos nacieron con la democracia y forman parte esencial del sistema, están en un craso error porque la historia nos demuestra justamente lo contrario: que los partidos, durante muchos años, fueron considerados como el principal obstáculo para la libertad y el funcionamiento del sistema democrático. Sus orígenes se remontan a la Roma republicana que, entonces se denominaban “factio” y los autores lo describían como un grupo político perturbador y nocivo destinado a “facere”(hacer) “actos siniestros”. La palabra “partido” proviene también del término latino “partire”, que significa “dividir”, pero este término no adquiere significación en la política hasta el siglo XVII, aunque entonces su significado se acercaba más al concepto de “secta”.

Refiriéndose a los partidos, Nicolás Maquiavelo decía que esas “partes” llevaban a la ciudad hasta su “ruina”, y Montesquieu, en El espíritu de las leyes, condenaba lo que representaban las “facciones”, por entonces todavía escasamente diferenciadas de los “partidos”. David Hume es todavía más duro en su juicio: “Las facciones subvierten el gobierno, dejan impotentes a las leyes y engendran las más feroces animadversiones entre los hombres de la misma nación”. Y yo, Antón Saavedra, como uno de los ciudadanos de a pié afirmo que “los partidos políticos españoles han servido para expulsar a los ciudadanos del noble ejercicio de la política, ignorando cínicamente que son estos quienes dan sentido y legitiman la democracia”.

Entretanto, de cara a las votaciones del  nueve de marzo de 2008, mi posición sera la de la ABSTENCIÓN como una de las formas constitucionales de manifestar mi descontento y, como quiera que alguien ya me comentó que esa postura no es válida en una democracia, les diré que, con ocasión de la celebración del referéndum para la Reforma Política (aquella del embudu) nuestro voto progresista y de izquierdas era : “ABSTENERSE ES VOTAR POR LA DEMOCRACIA”. Pues eso, hoy igual que ayer, ¡ Viva la Democracia !

ANTON SAAVEDRA

Anuncios

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s