CONFERENCIA DE ANTON SAAVEDRA SOBRE LA CORRUPCION URBANISTICA EN ASTURIAS

España ha consumido en estos últimos diez años más cemento que Alemania y Francia juntas, dos economías que sumadas acumulan cuatro veces el producto interior bruto español, y se construyeron más viviendas que en todo el resto de la Unión Europea.

(De la Conferencia de ANTON SAAVEDRA sobre “la corrupción urbanística en Asturias” en la SOCIEDAD CULTURAL GIJONESA el día 24 de junio de 2010)

Buenas tardes, compañeras y compañeros, señoras y señores, amigos todos,

Comparecer en esta prestigiosa tribuna de la SOCIEDAD CULTURAL GIJONESA, a la que tantas personalidades han dignificado a lo largo de su dilatada existencia no sólo me hace revivir mis inicios en el movimiento obrero y sociopolítico, allá por la década de los sesenta – por aquel entonces ya era yo el vicepresidente del CLUB AMIGOS DEL NALON, cuando se decidió la apertura de estos centros que tanto aportaron a la lucha contra el franquismo -, sino que supone para mí un riesgo y también un compromiso. Un riesgo, en cuanto no siempre se interpretan exactamente los planteamientos que hagamos, y un compromiso porque todo hombre político o vinculado a la actividad política no puede sustraerse al mismo ni abdicar de su propia biografía, ni mucho menos de sus actos pasados y presentes cualesquiera que éstos hayan sido y el juicio que los mismos puedan merecer.

Desde esta posición voy a tratar  de reflexionar, siquiera sea brevemente con el fin de dar más tiempo al debate posterior, a fin de sentar al final algunas conclusiones que, tal vez por sabidas, merezcan la pena ser recordadas en esta penosa y nefasta circunstancia que estamos viviendo a lo largo y ancho de nuestro país: LA CORRUPCION URBANISTICA.

Al respecto, comenzaré mi disertación manifestando que, desde mi punto de vista, el concepto de corrupción es confuso y amplio porque en un sentido físico es aplicable a cualquier objeto, y en sus aspectos intelectual, político, social y económico, al ser humano en general. No todos se venden por dinero. Las motivaciones de quienes caen en la corrupción a menudo va mucho más allá de lo económico: la propia convicción, el odio o la venganza, pasando por intereses de cualquier orden, incluido el de favorecer a los suyos, pueden corromper, corrompen a las personas. Tampoco existe una sola clase de corrupción, ya que ésta puede ser pública o privada, clásica o moderna, y afectar a instituciones o sectores del Estado o de la Justicia, en sistemas llamados democráticos o en dictaduras. Pero se trata  esencialmente de un fenómeno generador de injusticia y desigualdad entre los ciudadanos y, por ende, de total desconfianza: ante la falta de respuestas adecuadas por parte de quienes tendrían obligación de perseguir las prácticas corruptas y no lo hacen, se presume CORRUPCION DEL SISTEMA.

Alguien ha dicho que “la democracia era la forma de gobierno más fácilmente corrompible y especialmente la parlamentaria ofrece la ocasión y la tentación a los diputados de aprovecharse del dinero público, ya sea directamente para ellos y su familia, ya sea indirectamente, para la compra de algún puñado de votos en su ciudad o de algún determinado estrato”. Pero la CORRUPCION no es sólo la de los los políticos y la de los administradores públicos, de los jueces y de los empresarios. La corrupción atraviesa de modo democrático toda la escala social, y aporta sus frutos al sistema en su conjunto: junto a los miles de millones de las maxicomisiones coexiste la corrupción de más pequeño cabotaje, pero corrupción oura y dura, al fin y al cabo.

Naturalmente, hay quien roba para el partido y quien roba para si mismo; hay mediaciones millonarias del gran “brasseur d’affaires” y los untos más discretos del funcionario público. Pero, de hecho, en la geografía de la corrupcióny del abuso cada cual ocupa su sitio. La corrupción implica a políticos y a funcionarios públicos, pero no prescinde del mundo de la prensa ni del mundo sindical, de los profesionales liberales ni de los empresarios. Hace tiempo leía yo un libro sobre corrupción en la vecina Italia titulado “LA ITALIA DEL PIZZO” -recomiendo su lectura – cuyo autor, Franco CAZZOLA, tal parece que hubiera estado viviendo una temporada en nuestra región asturiana, a juzgar por el contenido de su brillante y esclarecedora exposición, donde los favores, los regalos y los sobornos son la norma de actuación. La ilegalidad estaba concentrada en el sector de la construcción, entre las licencias, los planes de parcelación y cambios de calificación, hasta el punto de que, al igual que en nuestro país, en nuestra región, no había una sola concejalía de urbanismo que no estuviera afectada por la mierda de la corrupción. Luego, más tarde, ha ido ganando terreno hasta que apareció el “pizzo” por EXISTIR (para obtener certificados de residencia y permisos de estancia), el “pizzo” por la CIUDADANIA (para saltarse el servicio militar y favorecer el voto de intercambio), el “pizzo” por un TECHO (de cara a la asignación de viviendas populares o de la inminencia de un desahucio), el “pizzo” por un TITULO (desde los exámenes de bachillerato a los universitarios), el “pizzo”por TRABAJAR (altas por concurso, autorización para ejercer actividades comerciales y licencias para profesionales liberales), el “pizzo” para SOBREVIVIR ( falsas pensiones y fármacos de emergencia), y hasta llegar al “pizzo” para DESCANSAR EN PAZ (obtener un lugar en el cementerio es una tarea cada vez más difícil). Se paga por la calle, en las obras, en las oficinas públicas y en los ministerios, en pleno día y al anochecer. Los hay que son perentorios y apresurados (pase aver a mi secretario para cuantificar el problema), los hay brutales ( todo y ahora mismo), los hay más comprensivos (con pagos en diferido), los hay amables (sabemos que ya ha dado, pero ahora estoy yo), y los hay ue rozan el ridículo hablando de modo convencional por teléfono (mándeme veinte kilos de manzanas). Pero, al final todos CORRUPTOS.

Aumenta así el desinterés por la defensa de lo público y la apatía ante la necesidad de generar un rearme ético que tenga como base la educación y el aprendizaje. Y ésta SOCIEDAD CULTURAL GIJONESA, donde nos encontramos hoy, tiene que seguir siendo, aunque sea la única superviviente de aquel antaño y a pesar de todos los avatares sufridos a lo largo del tiempo transcurrido, uno de los foros libres, democráticos e independientes para lograr ese necesario rearme.

De esa manera, la corrupción política, de la mano de la económica, se traduce en una especie de privatización del Estado. Los servidores de éste pasan a ser “dueños” de los servicios públicos en vez de gestores de los mismos. Cobra fuerza el concepto de patrimonialización de estos servicios en detrimento de la idea democrática de atención al ciudadano. Y se induce a este ciudadano, de manera forzosa, a creer en la inocuidad, o incluso en la bondad, del fenómeno.

Si algo nos ha enseñado el mapa de la corrupción en nuestro país es que sólo los liderazgos valientes y decididos pueden acabar con el problema, superando la indiferencia popular y manteniendo una actitud vigilante e intransigente frente a los comportamientos corruptos. La lucha que vienen manteniendo los vecinos de CABUEÑES  contra la corrupción, demostrada reiteradamente por la Corporación Municipal Gijonesa, es digna de admiración. ¡ Vaya, desde aquí, mi renovado apoyo en su lucha contra los “chorizos” y las “chorizas” municipales de Gijón!

Entrando de lleno al tema que nos ocupa esta tarde, afirmaré, sin temor alguno a equivocarme, que ACTIVIDAD POLITICA Y CORRUPCION son, desde que la primera existe, dos conceptos que muy a menudo, demasiadas veces,  aparecen unido. La relación y cercanía entre los poderes políticos y económicos  es un hecho fundamentado, entre otros motivos, en el carácter oligarquico de la naturaleza del poder, así como en el modo en el que el poder político se subordina al económico. La selección real de las élites que componen dichos poderes tiene muy poco de democrática, ya sea en un régimen dictatorial o en uno pluralista como el que supuestamente tenemos en España.

El primero, por su idiosincrasia, es opuesto al control ciudadano de la actividad económica y política. Los órganos judiciales, los medios de comunicación, las instituciones de control fiscal y financiero y un largo etcétera están sometidos al dominio absoluto del vértice de la pirámide del poder que responde exclusivamente a los intereses económicos del bloque social o clase dominante. ¿ Cómo se puede entender que todo un Ministro de Justicia como el ex-falangista BERMEJO, un magistrado de la Audiencia Nacional como GARZON, una FISCAL y todo un JEFE NACIONAL DE LA POLICIA JUDICIAL se hayan conjurado en una cacería de muflones, guarros y venados para descubrir a los que pagaron unos trajes al presidente de la COMUNIDAD VALENCIANA y aquí, en ASTURIAS, la Fiscalía ni siquiera se haya dignado a la apertura de una investigación sobre el ROBO DE MAS DE DOSCIENTOS CINCUENTA MILLONES DE EUROS EN LAS OBRAS DEL MUSEL? ¿Quien se ha CHUPADO los sobrecostes de más de CINCUENTA MILLONES DE EUROS en las obras del HOSPITAL CENTRAL DE ASTURIAS EN OVIEDO? ¿ Qué se esconde detrás de la empresa JOVELLANOS XXI de las “famiglias” COSMEN y SANCHEZ Y LAGO, tan bien asesorados por el MARRON JAQUETE? ¿Por qué el impresentable de SANJURJO no se digna a explicar sus continuas mentiras sobre la ZALIA o sobre el PLAN DE CABUEÑES?

No nos engañemos, ni nadie trate de hacernos tontos. LA CORRUPCION URBANISTICA EN ASTURIAS abarca desde Vegadeo hasta LLANES, y GIJON, a pesar de esa mentirosa y trapacera transparencia de la que tanto habla la FELGUEROSO y sus “voceros”, se llevan el “LADRILLO DE ORO”. Esa mayoría gobernante del PSOE – IU,  que conforman la PANDILLA SOBRE-COGEDORA UNIDA POR EL EURO, que saca el discurso de los “descamisados” y del “espantapájaros” de la derecha, cuando necesita los votos para seguir delinquiendo ha logrado construir un régimen que ya comienza  a hacer  “aguas” por todas partes. No es cierto que el URBANISMO DE GIJON  no haya tenido casos que se movían en las entretelas, nada límpias, del amiguismo y de la vulneración de la legalidad. Todavía recuerdo la construcción de la gran superficie de ALCAMPO que, a pesar de la sentencia del Tribunal Supremo contra el Ayuntamiento de Gijón, ahí sigue campeando impunemente. Ello, claro está, sin olvidarnos de los llamados casos del RINCONIN, la construcción del BEGOÑA PARK, las actuaciones expropiatorias y urbanísticas del TEATRO JOVELLANOS o de la llamada “MANZANA RESECA”, la desaparición del CINE ARANGO, las tropelías sin licencia, o con ella, de las operadoras de TELEFONÍA MOVIL, bien protegidas por el ayuntamiento, la desaparición de los ASTILLEROS, por citar sólo algunos casos. Todo ello unido, como no, a las distintas REFORMAS DE BEGOÑA, con fuentes que no funcionan, o las constantes variaciones de planes, desde el “SERRUCHAZO DEL MORALES” hasta las “TORRES GEMELAS DEL PLAN DE VIAS”. Y como no, unido a dudas más que razonables sobre el acceso al empleo y la función pública en diversos ámbitos municipales, incluidas muchas de las empresas municipales que son administradas como cortijos particulares de la mayoría gobernantes, y con muchas sentencias judiciales que así lo avalan. Por lo tanto, ni el URBANISMO, ni el funcionamiento de la administración municipal, ni sus formas de relacionarse con los llamados “agentes sociales” y el movimiento social organizado, se caracterizan en Gijón, ni mucho menos, por la transparencia, la equidad o el interés general, y en muchos casos, tampoco por el cumplimiento de la legalidad. El tan reciente caso del arquitecto municipal, el lavianense Ovidio BLANCO, no es más que la punt de un iceberg, de enormes dimensiones políticas y económicas, que tiene en el cuestionado judicialmente PGOU y en las actuaciones de SOGEPSA, su más clara expresión, y que poco o nada tiene ue ver con los históricos valores de la izquierda real, sino muy descaradamente con un modelo neoliberal, en la actualidad totalmente fracasado, donde la gestión de lo público se subordina a los designios de los más poderosos, en este caso a la dictadura de la patronal del cemento y del ladrillo.

De una manera totalmente incomprensible, las máquinas propagandísticas de los partidos políticos, salvo muy pocas y honradas excepciones, tratan de anestesiar la memoria de los ciudadanos para conseguir el olvido o, al menos, la condescendencia ante la promesa de que determinados hechos no volverán a producirse y que la limpieza y pureza de la gestión será en el futuro la norma. A pesar de que la financiación irregular de estos “aparatos partidistas” – verdadero cáncer de ésta mal llamada democracia – esté muy clara, sin embargo no son muchos los códigos penales que tipifican como delictiva su financiación, una de las fórmulas más habituales de la CORRUPCION. Más denigrante resulta todavía cuando ciertos medios de comunicación toman posiciones no necesariamente objetivas, sino encubridoras y entorpecedoras de la acción de la Justicia, según se trate del PSOE o del PP.

Ante esta crudísima realidad, la movilización ciudadana y de los sectores más decentes y progresivos de la sociedad tienden a ser decrecientes en su eficacia en la lucha contra los corruptos porque en las últimas décadas asistimos a la desmovilización, la resignación, el discurso de la impotencia y la frustación, cuando no a la consideración del corrupto como un sujeto admirable y hasta benéfico para su entorno. Recordemos al respecto, la popularidad y el apoyo del que un sujeto como el desaparecido Jesús GIL gozaba en la hoy más que caótica Marbella, por no hablar de Antonio TREPIN en LLANES con sus tropelías urbanísticas o aquí, en Gijón, con personajes como “el Areces” o “la Felguerosa”, con sus aficiones al hormigón y al cemento, sus MALLes en CAJASTUR, México y Panamá, o sus cierres de las industrias navales en Gijón para la especulación del suelo y la construcción de sus viviendas-barco de lujo, siempre con la muleta del impresentable y tristemente famoso CHURRUCA a través de PROGEA y otras empresas del marxismo-ladrillismo.

Al respecto, llama poderosamente la atención  que nuestro país haya consumido en estos últimos diez años más cemento que Alemania y Francia juntas, dos economías que sumadas acumulan aproximadamente  cuatro veces el PIB español. Además, en España, durante ese mismo periodo, se construyeron más viviendas que en todo el resto de la UNION EUROPA. Y si bien es cierto que, desde finales de 2007, esta tendencia de imparable crecimiento había comenzado a  invertirse, no lo es menos que sus nefastas consecuencias perduraran durante muchos años.

Ha quedado muy claro, aunque todo ello lleno de manchas y tachaduras, que el URBANISMO  ha venido siendo la mayor fuente de financiación en los municipios, que desde los años ochenta habrían asumido un número continuamente mayor de competencias, carentes por contraste de la correspondiente dotación económico-financiera que permitiera desempeñarlas adecuadamente. De esta manera, y desde esos iniciales momentos de desarrollo constitucional, el principio de suficiencia financiera se habría venido viendo seriamente lesionado en lo que a la actividad de los municipios españoles se refiere. Ello habría abocado a los mismo a depender de forma peligrosamente creciente de una fuente de ingresos ciertamente muy suculenta, pero también muy arriesgada, cual es el URBANISMO.

Desde mi punto de vista existen, no obstante, otras razones ancladas en el sistema institucional de nuestro municipios. Se trata, entre otros, del sistema electoral municipal, basado como es sabido , con arreglo a ciertos criterios de proporcionalidad, y sobre todo desprovisto del principio de elección directa del alcalde. Que duda cabe, ello propicia que el alcalde así electo se vea hasta cierto punto imbuido de un sentido de la responsabilidad ante su electorado menor del que cabría esperar del electo directamente por los vecinos. En segundo lugar, del elevado grado de politización y del escasísimo nivel de transparencia que ofrecen los órganos municipales encargados de la tramitación de licitaciones contractuales públicas: como es natural, ello incrementaría la probalidad de adjudicaciones injustamente  favorecedoras de determinados contendientes. Y en tercer lugar, los mecanismos de control jurídico y financiero de los ayuntamientos adolecen de severos fallos: el inevitable resultado, una mayor probabilidad de que conductas corruptas ueden impunes, ante la imposibilidad de su detección.

Ocurre que, tal y como ha quedado dicho, el inmobiliario ha venido siendo en nuestro país, en nuestra region asturiana, en nuestro concejo gijonés, el sector donde más dinero se ganaba: a ello se debe  en gran medida el surgimiento de la llamada “BURBUJA INMOBILIARIA”  que acaba de reventar  hasta el punto de que, al día de hoy, todavía nadie sabe la magnitud de sus gravísimas consecuencias, aunque nos las imaginamos. Una simple raya en el plano, “un poco más acá o poco más allá”,  puede llegar a significar una modificación en la calificación de un determinado terreno que suponga una muy relevante plusvalía potencial del mismo. Es por ello hasta comprensible la notable tentación a la que pueden llegar , han llegado, a verse sometidos los responsables públicos de quienes dependan decisiones en esta “sabrosa” – por millonaria – materia, ¿verdad señores BLANCO Y NEGRO?

Ante esta crudísima y grotesca realidad, pienso que es totalmente necesario potenciar mecanismos de alcance superior al de la estricta norma jurídica, en el entendido de que la solución de estos gravísimos problemas no sólo requiere el concurso de las autoridades de turno, sino también de la ciudadanía y de las colectividades en que ésta se integra.

Por otra parte, sería preciso prestar atención a la órbita penal. En este sentido, sería conveniente ponderar la posible introducción de algún tipo penal nuevo, basado principalmente en la recalificación de terrenos con fines exclusivamente especulativos, y no basada por ende en objetivos de interés general.

Al hilo de todas las medidas contundentes que fuera preciso implantar, es totalmente prioritario la democratización de la vía municipal, moderando el desmedido peso partidista en la misma, favoreciendo por ejemplo la elección directa de los alcaldes, al tiempo que abriendo y desbloqueando las listas para la elección de los concejales y diputados regionales y nacionales. De esa manera, los cargos políticos reforzarían su conexión con unelectorado que, gracias a ello, estaría en muchas mejores condiciones de exigirles la responsabilidad ue correspondiera por el uso del poder en ellos confiado con su elección.

Desde mi punto de vista, resultaría igualmente muy oportuno racionalizar la actuación en materia urbanística de las propias COMUNIDADES AUTONOMAS  – tampoco pasaría nada si se cerrasen todos estos reinos de taifas, más bien se beneficiarían la ciudadanía en general -, entre otras cuestiones, porque no se debe de ocultar que, en su condición de tiulares, por obra de la Constitución española, de competencias exclusivas sobre ordenación de sus respectivos territorios, las Comunidades Autónomas son CORRESPONSABLES  de muchos desaguisados corruptos que conocemos y desconocemos. Estas son algunas aportaciones al necesario debate que se me ocurren, pero que duda cabe, existen muchas otras que tendrán que ir implantándose de una manera urgente, si de verdad no queremos vernos en el medio plazo en el paquete de paises como las “repúblicas bananeras” de Venezuela, Argentina, Colombia o Bolivia.

Muchas gracias por vuestra paciencia y, desde ahora, os cedo la palabra a vosotros.

ANTON SAAVEDRA

Anuncios

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a CONFERENCIA DE ANTON SAAVEDRA SOBRE LA CORRUPCION URBANISTICA EN ASTURIAS

  1. respigo dijo:

    yo también me siento orgulloso del movimiento vecinal generado en Gijón, desde las parroquias rurales, NO SOLO CABUEÑES, y que engloba a multitud de vecinos del núcleo urbano (esperemos que siga creciendo), SI QUIERES APORTAR TU GRANITO DE ARENA y plantar le cara a la situación lo tienes “fácil” hazte oír http://www.federacionlescaseries.com/

    • antonsaavedra dijo:

      Estoy totalmente de acuerdo con tú comentario, referido a la participación vecinal en un tema tan importante como el urbanístico. El hecho de haber destacado en mi conferencia a los vecinos de CABUEÑES era la consecuencia de los tiempos que viviamos con el asunto del arquitecto municipal del ayuntamiento de Gijón en el candelero. Pero de igual manera que el señor Blanco no es el único chorizo en esto del urbanismo, la Asociación de Cabueñes no es la única que lucha contra la corrupción urbanistica. Por suerte son bastantes las asociaciones vecinales que están en la batalla, aunque menos de las muchas que debieran de estar, sino la barbarie sería de unas dimensiones descomunales. Un saluo

  2. villademoros dijo:

    Nada que añadir.
    No tiene desperdicio

  3. Pingback: CHARLA DE ANTON SAAVEDRA SOBRE LA CORRUPCION URBANISTICA EN ASTURIAS | Escandalera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s