ASESINATO DE CALVO SOTELO .- X

” Señor, la vida podéis quitarme pero más no podéis”. Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio”

CALVO SOTELO a CASARES QUIROGA en el Parlamento Español ( 16 de junio de 1936)

El 13 de julio de 1936, en un país que llevaba seis meses con las garantías constitucionales suspendidas por el Estado de Alarma, incluida por supuesto la libertad de prensa, las noticias volaban. El teléfono y su hermano mayor el telégrafo saltaban sobre la censura, y así, en muy pocas horas, toda España ya sabía que habían asesinado al lider de la oposición monárquica, el gallego pontevedrés de TUY, José CALVO SOTELO, un economista y brillante jurista que había sido secretario en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, profesor de la Universidad Central y ministro de Hacienda con Primo de Rivera, donde había creado la CAMPSA para garantizar la independencia energética de España. No se conocían los detalles, pero sí lo esencial: guardias de asalto habían sacado de su domicilio, en la madrugada, al señor CALVO SOTELO para pegarle dos tiros en la nuca y tirar su cadáver a la puerta del depósito del cementerio madrileño del Este. Aquello, lisa y llanamente, era una declaración de guerra que daba al inminente golpe militar la dimensión “popular” en la que no caía el Gobierno Frentepopulista, hasta el punto que sirvió para acabar con las últimas reticencias del general FRANCO para unirse al alzamiento y acelerar, en consecuencia, el levantamiento contra el Gobierno de la República.

Pero vayamos al inicio de los hechos para relatar con la máxima de las verdades documentadas lo que, desde mi punto de vista, significo el CRIMEN DE ESTADO más inoportuno que llevó a nuestro país a la mayor tragedia de su historia: LA GUERRA INCIVIL DE ESPAÑA. Para ello nos remontaremos a la sesión parlamentaria del 1 de julio de 1936, que sería la última en la que interviniera el diputado de la minoría monárquica, cuando el diputado del PSOE, Angel GALARZA GAGO – jefe de la Policia del FRENTE POPULAR tras el 18 de julio de 1936 y ministro de la Gobernación en setiembre del mismo año – le espetó a la cara aquello de : “Pensando en Su Señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”. En aquella ocasión el lider de la derecha no respondió, entre otras cuestiones, porque ya lo había hecho en la sesión del 16 de junio cuando desde los bancos azules del Gobierno, el mismísimo Presidente y ministro de Guerra, el gallego coruñes de la Federación Republicana Gallega, y masón, Santiago CASARES QUIROGA, le espetaba aquellas palabras  de : ” Si algo pudiera ocurrir, que no ocurrirá, Su Señoría sería el responsable con toda seguridad “. La respuesta, recogida en su literalidad de los diarios de sesiones, dice así : ” Yo tengo, Señor Casares Quiroga, anchas espaldas. Su Señoría es hombre fácil y pronto para el gesto de reto y para las palabras de amenaza. Le he oído tres o cuatro discursos en mi vida, los tres o cuatro desde ese banco azul, y en todos ha habido siempre la nota amenazadora. Bien, Sr. Casares Quiroga. Me doy por notificado de la amenaza de Su Señoría. Me ha convertido Su Señoría en sujeto, y , por tanto, no sólo activo, sino pasivo, de las responsabilidades que puedan nacer de no sé qué hechos. Bien Sr. Casares Quiroga. Lo repito: mis espaldas son anchas; yo acepto con gusto y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para bien de mi Patria (exclamaciones) y para gloria de España, las acepto también . ¡ Pues no faltaba más ! Yo digo lo que santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano : “Señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis”. Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio. (Rumores) Pero, a mi vez, invito al Sr. Casares Quiroga a que mida sus responsabilidades estrechamente, si no ante Dios, puesto que es laico, ante su conciencia, puesto que es hombre de honor, día a día, hora a hora, por lo que hace, por lo que dice, por lo que calla. Piense que en sus manos están los destinos de España, y yo pido a Dios que no sean trágicos …”

Entierro de Calvo Sotelo en Madrid, el 14 de julio de 1936.

En realidad, la decisión para llevar a cabo este CRIMEN DE ESTADO ya había sido tomada por la MASONERIA con fecha 9 de mayo de 1936, tal y como dejó dicho  el capitán masón Urbano Orad de la Torre en el año 1978. Esta circunstancia explica que el jefe del Gobierno Frentepopulista, Santiago CASARES QUIROGA, masón del grado 33, hubiera amenazado a muerte a CALVO SOTELO en el Parlamento español. No en vano, el lider monárquico había denunciado “la infiltración de la masonería en todos los estamento del Estado, incluso en el de los militares”. En absoluto exageraba. A la sazón, al igual que ahora ocurre con el Gobierno del masón José Luis Rodriguez ZAPATERO, eran masones el Presidente de la República, Manuel AZAÑA, el jefe del Gobierno, Santiago CASARES QUIROGA, el Presidente de las Cortes, Diego MARTINEZ BARRIO,  el ministro de Estado, Augusto BARCIA TRELLES, el ministro de Marina, José GIRAL, el ministro de la Gobernación, Juan MOLES ORNELLA, el Director General de Seguridad, José Alonso Mallol, el jefe del cuartel de Pontejos, Ricardo BURILLO STOLLE, y el capitán de la Guardia Civil, Fernando CONDES, jefe del comando que asesinó  a CALVO SOTELO. Muy recientemente me han enviado desde MEXICO, un documento mecanografiado en papel membretado del “GRANDE ORIENTE ESPAÑOL”  que, fechado en México D.F. el 22 de diciembre de 1942, y firmado por nueve miembros de la Gran Comisión Permanente del Grande Oriente Español, en uno de sus párrafos de sus cuatro páginas dice así: “… Por recomendación de Carlos Esplá, fué designado director general de Seguridad José Alonso Mallol, vendedor ambulante de baratijas, masón por excelencia (…) Por indicación de Mallol, Manuel Muñoz Moreno y el capitán Condés piden al “hermano” Castillo que asuma la dirección del crimen. Este se niega. Asesinan entonces a Castillo y atribuyen el crimen a los “fascistas”, con lo cual logran castigar a un masón rebelde e inducir a sus compañeros – los Guardias de Asalto de la camioneta número 17 – a vengarse en los jefes derechistas y particularmente en Calvo Sotelo. El diabólico plan se realiza y la Masonería queda inmaculada y libre (?) de toda sospecha…”

El documento aquí está, y , desde luego, no seré yo quien quite o ponga una sola coma al mismo, ni mucho menos, conociendo las peculiaridades de las sectas masónicas, poner en duda cualquier acción que éstas ejecuten. Para eso ya tenemos al ínclito GARZON que, por cierto, también tiene Logia. Por lo tanto, nada mejor que situarnos en las primeras horas de la madrugada – las dos de la mañana – del 13 de julio de 1936 cuando salió del cuartel de PONTEJOS la camioneta-plataforma número 17, al servicio del Cuerpo de Asalto, conducida por el guardia Orencio Bayo Cambronero y ocupada por el gallego coruñes Luis Cuenca Estevas, apodado “el Pistolero” que pertenecía a “la motorizada” del PSOE y era escolta de Indalecio Prieto; José del Rey Hernández, también de “la Motorizada” del PSOE y escolta de la diputada del PSOE, Margarita NelkenFederico Coello Garcia, médico y novio de Carmen, la hija de Largo Caballero, que estaba adscrito a “la Motorizada” del PSOE; Santiago Garcés Arroyo, presidente de las JJ.SS. y miembro de “la Motorizada” del PSOE que fue jefe del terrible SIM creado por Indalecio Prieto; Francisco Ordoñez, partidario de Largo Caballero en “la Motorizada” del PSOE, todos ellos, junto a los otros  guardias de Asalto Tomás Pérez, Aniceto Castro Delgado, Antonio San Miguel Fernández, Bienvenido Pérez Rojo y Ricardo Cousillos, bajo el mando del capitán masón de la Guardia Civil, Fernando Condés Romero, instructor de “la Motorizada” del PSOE, quien tras el asesinato de CALVO SOTELO se plantó en la sede del PSOE, entonces en el número 20 de la madrileña calle Carranza, para informar a su “hermano” masón del grado 33, Juan Simeón Vidarte, y pedirle que lo dejaren ocultarse en casa de su amante,  la diputada del PSOE Margarita NELKEN.

La camioneta número 17 hizo el recorrido entre Pontejos y el número 89 de la madrileña calle de Velazquez en menos de diez minutos y, una vez en el portal, el capitán Condés procedió a distribuir estratégicamente a su gente en los alrededores del domicilio de CALVO SOTELO, cortando el acceso por Diego de León y por la propia calle de Velázquez, dejando a dos guardias para vigilar el descampado contiguo al edificio, y , tras identificarse  como oficial de la Guardia Civil  – Condés iba vestido de paisano – ante los dos policias municipales que “hacían escolta” en el domicilio de CALVO SOTELO – unos días antes habían cambiado sorprendentemente sus escoltas de confianza por otros dos agentes afiliados al PSOE – dirigiéndose al segundo piso en compañía de Luis Cuenca, José del Rey y dos guardias de uniforme, llamando al timbre.

– ¡ Abran a la Policia ! ¡ Venimos a hacer un registro ! Traemos orden de hacer un registro, si no abren tiraremos la puerta abjo.

Por fin, se asomó CALVO SOTELO al balcón para preguntar a los escoltas de su domicilio: “¿ Son policias de verdad los que están llamando al piso ? ” Sí, don José, es la Policia.

Una vez dentro del piso se distribuyeron  por las habitaciones haciendo un paripé de registro.

– Traemos orden de la Dirección General de Seguridad para hacer un registro.

– ¿ A estas horas y de tan extraña manera ?

– Esta es la orden que nos han dado. Lo siento señor CALVO SOTELO,pero traemos orden de llevarlo detenido.

– ¿ Detenido ? Pero ¿ Por qué ? ¿ Y mi inmunidad parlamentaria ? ¿ Y la inviolabilidad del domicilio ? Soy diputado y me protege la Constitución. Permitánme que llame a la DGS. Exijo y pido que me dejen en casa hasta que amanezca el día.

– Se viene usted con nosotros y en la DGS ya le darán todas las explicaciones que quiera.

– CALVO SOTELO se despide entonces de sus hijos en la cama y de su esposa Enriqueta a la que dice que llamará desde la DGS … Si es que estos señores no me llevan a pegarme cuatro tiros.

No fueron cuatro tiros. Bastaron dos. Estrategicamente, “el pistolero” LUIS CUENCA, se había colocado  en el asiento detrás de CALVO SOTELO y le pegó dos tiros en la nuca, dejándolo seco, para llevar el cadáver de imediato hasta el cementerio madrileño del Este y tirar el cuerpo muerto dentro del recinto. El Director General de Seguridad, el masón José ALONSO MALLOL protegió a los asesinos boicoteando, desde el principio, las investigaciones del comisario Antonio Lino Pérez-González que las llevaba y las del juez instructor Urcesino Gómez Carbajo para retrasar las mismas y provocar el confusionismo de forma premeditada. Ya en los finales del mes de julio del 36 una patrulla de milicianos de “la Motorizada” del PSOE asaltaban el juzgado y se llevaban el sumario para que nunca se pudiera saber  más de aquel CRIMEN DE ESTADO hecho con nocturnidad y alevosía.

Sin embargo, lo peor de todo no era que el gravísimo crimen tuviera una relación directa con la MASONERIA, sino que lo habían perpetrado miembros de las FUERZAS DE SEGURIDAD DEL ESTADO AL MANDO DE UN CAPITAN DE LA GUARDIA CIVIL. En todos ellos, al igual que en el 11 DE MARZO DE 2004 CON LOS ATENTADOS DE ATOCHA, la fidelidad al gobierno Frentepopulista y del PSOE prevaleció sobre su deber como funcionarios al servicio de todos los ciudadanos y ciudadanas.

ANTON SAAVEDRA

 

 

Anuncios

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ASESINATO DE CALVO SOTELO .- X

  1. pedro dijo:

    Cuando la vileza moral impera en la política se puede llegar a esto y mucho mas. Todavía no se de un partido liberal_demócrata o cristiano_democrata q haya participado en asesinatos o golpes de estado. Todas las dictaduras del mundo han sido comunistas nacionalsocialistas o nacionalmilitares.Ojo con Podemos y apoyos republicanos d IU y similares antisistema. Si el PSOE no quiere repetir su vergonzosa participacion en el frente popular de 1936 debe quedar al margen sin lugar a dudas decualquier colaboracion con llos extremistas.

  2. Viator dijo:

    Me ha gustado mucho. La izquierda como no cree en las verdades de la iglesia, se cree las verdades de sectas como la masonería. En fin. Muy bien el artículo, menos la memez de ciudadanos y ciudadanas. Me recuerda a las asambleas de mi juventud, compañeros y compañeras. Saludos

  3. Pingback: El PSOE asesina al lider de la oposicion. Es la Guerra Civil. | Verdades que ofenden..

  4. antonsaavedra dijo:

    En efecto,compañero, estoy perfectamente documentado en todo cuanto escribo. Estoy tan documentado que, una sola fecha o dato que pueda confundir, sería aprovechado por estos auténticos “censores”, dizque que son democráticos, para poner en duda cualquiera de mis investigaciones – no soy historiador, pero mucho menos fabricante de historias, sólo me limito a trasmitir a la sociedad la realidad contrastada – a las que,no tengas ninguna duda, están todas perfectamente documentadas. Además, yo no soy un antimasón, sino un relator fidedigno de los hechos ocurridos, y, por lo tanto que nadie pretenda poner calificativos a su imaginación. Franco, el generalísimo, parece que no fue masón, entre otras cuestiones, porque no lo admitieron.Yo, ni siquiera lo he intentado.
    En otro orden de cosas, y dentro del mismo contexto, ¿alguien tiene dudas de que el 11 de marzo de 2004 fue un GOLPE DE ESTADO ? Mucho me gustaría que leyeras el capítulo de mi libro “EL HEREDEERO DE SURESNES”, referido al “GOLPE DE ESTADO DEL 11-M”, y me dieras tú sincero parecer. Desde luego que te ahorrarías hablar de “valentías” y “cobardias” para buscar la cruda realidad de los hechos. Estoy seguro de ello. Esperando tu respuesta te saluda muy atentamente.

  5. villademoros dijo:

    Pues sí ue es “valiente” ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  6. Pingback: El asesinato de Calvo Sotelo | Escandalera

  7. villademoros dijo:

    Estimado Antón, he leído con detenimiento tu relato del brutal asesinato de Calvo Sotelo y no dudo de que te has documentado con rigor. Noto, no lo dudo, un odio inmenso a la masonería (no dudo de que los masones existen y conspiran)y pienso que exageradamente les culpas de todos los males de este mundo.
    Pero lo que más me ha sobresaltado ha sido el último parrafo. No sabes lo que me gustaría que aclararas más detalladamente las relaciones entre la masonería, las fuerzas de seguridad del Estado y los atentados de Atocha. Tus afirmaciones ponen los pelos de punta y creo que merecen una aclaración más “valiente”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s