BADAJOZ, CIUDAD DE LOS HORRORES.- XIII

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Manuel ALMEIDA Segura, padre de la social-comunista Cristina ALMEIDA.

“ESPAÑA está en peligro y hay que salvarla. Frente a España está la revolución, el marxismo destructor que quiere hundirla. Las banderas que levantan los socialistas son de odio, de destrucción, de sangre y de exterminio; las nuestras son de amor, de paz, de la tranquilidad, son las de España… Si contra nuestros votos se opusiera la violencia, la venceríamos con la violencia. Si contra nosotros se alzaran las pistolas las venceríamos con las pistolas.”

 

(Manuel ALMEIDA Segura, en el Teatro López de Ayala de BADAJOZ, el 15 de febrero de 1936)

Pero aquellas banderas de paz y tranquilidad que proclamaba el fascista ALMEIDA en sus mítines electorales, son las que ahora ondean en las fosas comunes de los cementerios extremeños, después de la MASACRE llevada a cabo en la ciudad pacense por el ejército sublevado de Francisco FRANCO, tras la batalla de BADAJOZ desarrollada durante la jornada del 14 de agosto de 1936.

Antes de nada, debo de confesar que, desde que tengo uso de razón, siempre me había preocupado la MATANZA DE BADAJOZ, entre otras cuestiones, porque aquella historia de que miles de personas habían sido lidiadas y banderilleadas vivas en la plaza de toros de la ciudad era demasiado sádica, me resultaba demasiado atroz para ser cierta, y, en la medida que el tiempo iba transcurriendo me fui interesando por la historia – en mi región asturiana existe una muy numerosa colonia de extremeños, la mayoría de ellos, hombres de izquierdas que redimieron penas en la Colonia Penitenciaria del Pozo Fondón, entre los que tenía y tengo grandes amigos – a la vez que tuve la ocasión de viajar en reiteradas ocasiones a la zonas en cuestión tratatando de buscar algo de información al respecto, pero nadie, absolutamente nadie, me aportó un sólo dato que pudiera demostrarme la celebración de  aquellas “corridas” de humanos en la plaza de toros de BADAJOZ.

En cualquier caso, comenzaré afirmando que, sin lugar a ninguna duda, estamos hablando de una de las más cruentas matanzas ocurridas en la retaguardias franquistas y republicanas durante nuestra GUERRA INCIVIL, hasta el punto de que, disipando cualquier duda en el siempre polémico número de muertos – según quien sea el fabricante de historias y de qué partido se sirvan -, me referiré a las confirmadas por el mismísimo responsable de la masacre, el general falangista Juan YAGUE Blanco, cuando, en una entrevista con el periodista estadounidense John T. WHITAKER, del NEW YORK HERALD TRIBUNE, le

Cartel anunciador de los “Hijos de Puta” que causaron la masacre en la Plaza de Toros de Badajoz.

contestó: “Claro que los fusilamos. ¿Qué esperaba? ¿Suponía que iba a llevar CUATRO MIL rojos conmigo mientras mi columna avanzaba contrarreloj ? ¿ Suponía que iba a dejarles sueltos a mi espalda y dejar que volvieran a edificar una Badajoz roja ?”

Aquella “batalla de Badajoz” resultaba de vital trascendencia para los sublevados porque, entre otras cuestiones,  permitía la comunicación entre las áreas del sur con las de la zona norte, a la vez que aislaba definitivamente de Portugal el territorio que controlaba el Gobierno del FRENTE POPULAR. Así, en el verano de 1936, cerca de 10.000 soldados de tropas regulares del ejército africano fueron transportados en puentes aéreos ALEMANES e ITALIANOS al sur de ESPAÑA superando el Estrecho de Gibraltar, reuniéndose en Sevilla el 1 de agosto cuando el general FRANCO ordenaba dirigirse hacia el norte para enlazar con las fuerzas del general MOLA. El 10 de agosto, llegaba el todavía teniente coronel y marqués de San Leonardo de Yagüe, Juan YAGÜE Blanco, para hacerse con el mando de la ciudad de MERIDA, marchando hacia la ciudad de BADAJOZ con 2.500 legionarios, 750 moros y cinco baterías.

Así llegamos al amanecer del día 14 de agosto, cuando la artillería rebelde abrió fuego contra las murallas de la ciudad, destrozando éstas y las viviendas de sus alrededores. Ya por la tarde recomenzaba el asalto por las brechas que había abierto la artillería, de tal manera que hacia las cuatro de la tarde, los rebeldes dominaban ya gran parte de la ciudad, pero la lucha callejera continuaba hasta el anochecer. En la catedral se refugiaron unos cincuenta milicianos y pelearon hasta quedar sin munición, para ser posteriormente capturados y ejecutados a los pies del altar por los legionarios. Tras la toma de la ciudad por las fuerzas sublevadas, estas llevaron a cabo una tan indiscriminada como salvaje represión entre los habitantes de la ciudad – según el biógrafo de YAGUE, en el paroxismo de la guerra, fue imposible diferenciar  a pacíficos ciudadanos de milicianos de izquierda – y perpetraron la “MASACRE DE BADAJOZ”.

Estos asesinatos fueron llevados a cabo en distintos lugares de la ciudad, destacando, sobre todos, los que se llevaron a cabo en la plaza de toros, los cuales tuvieron una enorme trascendencia internacional debido a la presencia de periodistas de diversos medios en la ciudad. Nada tiene de extraño si tenemos en cuenta la mentalidad africanista, el odio acumulado de los latifundistas y los llamamientos a la violencia como en el caso del “papá de la Cristina ALMEIDA” que habían generado un clima absolutamente letal. De lo que se trataba, en definitiva, era de dar un vuelco que permitiese volver a los tiempos aquellos que se plasmaban en la película de “LOS SANTOS INOCENTES”. El golpe militar se reveló en ANDALUCIA y en EXTREMADURA en toda su crueldad y en su naturaleza más genuina. Se inició con baños de sangre tan pronto como explotó. Asesinos como QUEIPO DE LLANO y JUAN YAGÜE promovieron acciones de una violencia espectacular. La documentación militar de la época dice que se trata de “lograr no solamente el castigo de los culpables sino la ejemplaridad”, un didactismo por el terror que enterrase literalmente y de una vez por todas la aspiración de los campesinos sin tierras de colectivizar las grandes fincas improductivas. Al estallar la Incivil Guerra, más del 50 por ciento de los campesinos tenían la posibilidad de ser dueños de las tierras que trabajaban , a través de la expropiación a los latifundistas según la Ley de la Reforma Agraria, lo que produjo un enorme enfrentamiento entre clases sociales, sobre todo cuando en marzo del 36 los campesinos de BADAJOZ decidieron acelerar la entrada en vigor de la ley e invadieron las fincas a las que iba a afectar.

Los horrores de semejante carmicería han sido históricamente ocultados por los vencedores y casi habían caído en el olvido. Nuestra GUERRA INCIVIL trae a la memoria los nombre de Gandesa, Guernika, Paracuellos, Brunete o Guadalajara …pero no el de la ciudad extremeña, protagonista de un acontecimiento que pone “los pelos depunta”, hasta el punto de que el oficial nazi HANS VON FUNK, uno de los oficiales de alta graduación presentes en las operaciones del Ejército del Sur, envió un informe al cuartel general de BERLIN: ” …soy un soldado acostumbrado a la lucha, que ha combatido en Francia durante la Gran Guerra, pero jamás he contemplado la brutalidad y la ferocidad con el que el Ejército Expedicionario de Africa desarrolla sus operaciones. Por ello desancosejo el envio de tropas regulares alemanas a España, porque ante tal salvajismo los soldados alemanes se desmoralizarían”.

Grupo de víctimas de la “Masacre de Badajoz” amontonados en las tapias de los cemnterios.

En cualquier caso, nada mejor que recurrir a la prensa de la época para relatar en primera persona los hechos, tal como nos muestra el gran periodista y mejor conocedor “in situ” de la zona por llevar varios meses pateándola para realizar su estudio sobre la Reforma Agraria de la II República, JAY ALLEN, en su artículo publicado el día 30 de agosto de 1936 en el CHICAGO TRIBUNE, titulado ” Slaughter of 4,000 at Badajoz, City of horrors”: “Esta es la historia más dolorosa que me ha tocado escribir. La escribo a las cuatro de la madrugada, enfermo de cuerpo y alma, en el hediondo patio de la Presión Central, en una de las tortuosas calles blancas de esta empinada ciudad fortificada. Nunca más encontraré la pensión Central y nunca querré hacerlo. Vengo de Badajoz, a algunas millas de aquí, en España. Subí a la azotea para mirar atrás. Vi fuego. Están quemando cuerpos. Cuatro mil hombres y mujeres han muerto en Badajoz desde que la legión y los moros del rebelde Francisco Franco treparan por encima de los cuerpos de sus propios muertos para escalar las murallas tantas veces empapadas de sangre. Intenté dormir. Pero no se puede dormir (…) Miles fueron asesinados sanguinariamente después de la caída de la ciudad (…)Pero lo más negro de todo: “la policia internacional” portuguesa está devolviendo gran número de gente y cientos de refugiados republicanos hacia una muerte certera por las descargas de las cuadrillas rebeldes (…) Aquí, en la plaza de la catedral, ayer hubo un ceremonial y simbólico tiroteo. Siete lideres republicanos del Frente Popular fueron fusilados ante 3.000 personas  (…)Toda esta semana los portugueses han comprado relojes y joyería en Badajoz practicamente por nada (…) los que buscaron refugio en la torre de Espantaperros, torre medieval de Badajoz, fueron quemados y fusilados”

 

 

Crónica de Yay ALLEN en el CHICAGO TRIBUNE

” Esta noche llegará el pienso para el “show” de mañana. Filas de hombres, brazos en aire. Eran jóvenes, en su mayoría campesinos, mecánicos con monos. Están en capilla. A las cuatro de la mañana les vuelven a llevar al ruedo por la puerta por donde se inicia el “paseillo”. Hay ametralladoras esperándoles. Después de la primera noche se creía que la sangre llegaba a un palmo por encima del suelo. No lo dudo, 1.800 hombres – había mujeres también – fueron abatidos allí en doce horas. Hay más sangre de lo que uno pueda imaginar en 1.800 cuerpos.”

 

“Volvímos al pueblo pasando por la magnífica escuela e instituto sanitario de la República. Los hombres que los construyeron están muertos, fusilados como “negros” porque trataron de defenderlos. Pasamos una esquina, “hasta ayer había aquí un gran charco de sangre renegrida”, dijeron mis amigos. “Todos los militares leales a la República fueron ejecutados aquí, y sus cuerpos se dejaron durante días a modo de ejemplo”. Les dijeron que salieran, así pues, dejaron sus casas precipitadamente para felicitar a los conquistadores y fueron fusilados allí mismo, y sus casas saqueadas. Los moros no tenían favoritos.”

Por mí, después de analizar tan someramente estos espeluznantes hechos acaecidos en esta parte de ESPAÑA, sólo me queda decirle a la Cristina ALMEIDA que si lo desea también puede quemar este documento junto con los libros de ciertos historiadores, tal y como llegó a decir recientemente en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, salvo que siga el ejemplo de su excamarada Santiago CARRILLO y reniegue de su padre MANUEL ALMEIDA SEGURA.

ANTON SAAVEDRA

Anuncios

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a BADAJOZ, CIUDAD DE LOS HORRORES.- XIII

  1. “Cuatro mil hombres y mujeres han muerto en Badajoz desde que la legión y los moros del rebelde Francisco Franco treparan por encima de los cuerpos de sus propios muertos para escalar las murallas tantas veces empapadas de sangre”… Este es el detalle…la carnicería empezó en el ataque a Badajoz porque los valientes milicianos opusieron uma feroz resistencia a la invasión. Perdieron las posiciones ante la profesionalidad y fiereza de los soldados del ejército de Franco, que TREPARON POR ENCIMA DE LOS CUERPOS DE SUS PROPIOS MUERTOS PARA ESCALAR LAS MURALLAS TANTAS VECES EMPAPADAS DE SANGRE. No eran “angelitos”. Eran valientes soldados del Frente Popular seguidores comunistas de la revolucìón rusa de 1917. No pudieron hacer nada más que ofrecer su vida en defensa de aquella ideologia que les permitia ocupar las fincas de los terratenientes extremeños….NO PUDO SER. Hoy España hubiese sido uma ex-repúbliíca soviética como Rumania o Bulgaria…

  2. Lily dijo:

    Hola. Perdona que comente en un post de hace tanto, pero me gustaría conseguir la imagen del cartel de la Plaza de Toros de Badajoz que ilustra el artículo en buena resolución.
    ¿Podrías ayudarme?
    Mil gracias (también por escribir cosas como ésta) y un saludo.

    • antonsaavedra dijo:

      Te ayudo en todo cuanto esté en mis manos, pero me temo que no lo suficiente para colmar tus aspiraciones. El cartel está escaneado de un libro, más o menos, en DIN A4; no obstante pienso que puede aparecer en algún que otro espacio de COLECCION.NET, los cuales suelen cobrar por ello bastante (según de que documento se trate)… Permanezco al tanto por si encuentro alguna resolución que te pueda interesar. Gracias por tus comentarios.

  3. antonsaavedra dijo:

    Para información de mis lectores, y muy especialmente de “TONTOLABA” y “OVETENSE” (ambos seudónimos se corresponden con el extremista de derechas ISMAEL REY), después de haber hecho mis averiguaciones paso a informarles que JAY ALLEN, firmante del artículo sobre “LA MATANZA DE BADAJOZ” en el CHICAGO TRIBUNE que, efectivamente, estuvo allí, en Badajoz, no sólo una vez sino varias a lo largo de varios meses que pateó la ciudad y sus pueblos aledaños. Este periodista, de quien dejaría escrito HENRY BUCKLEY que “Desaría que hubiera en el mundo más personas como JAY y me gustaría ser un escritor lo suficientemente bueno para poder describirle adecuadamente. Conversar con él es cómo beber el agua fresca de una fuente que mana al borde del camino”, llegó a España en el año 1934, con la intención de realizar un estudio sobre la Reforma Agraria en Extremadura, donde pasó varios meses viviendo, a la vez que informaba sobre los acontecimientos que se desarrollaban en la Revolución de Asturias del 34, a través del periódico CHICAGO TRIBUNE, donde había sustituido nada menos que a Ernest HEMINGWAY en 1924.
    En el transcurso de la contienda española firmó tres artículos: la entrevista exclusiva con FRANCO en Tetuán el 27 de julio de 1936 y la entrevista concedida por José Antonio PRIMO DE RIVERA desde la cárcel, pero el artículo de mayor impacto firmado por ALLEN lo remitió desde la ciudad lusa de ELVAS, donde se alojó tras ser testigo de la MASACRE DE BADAJOZ – estuvo, almenos en cuatro ocasiones -, la brutal represión perpetrada por los “sublevados” contra la población de Badajoz tras la ocupación de la ciudad.
    Hoy se sabe de manera fehaciente que las crónicas de JAY ALLEN, pionero en el periodismo de guerra, trataban de ser desacreditadas por la feroz propaganda a favor de los franquistas para contribuir a encubrir acontecimientos como los de la “masacre de Badajoz”.Concretamente, el reverendo Joseph Thoming del Saint Mary’s College en MARYLAND era uno de los más activos propagandistas de FRANCO en EE.UU.
    Al final, este periodista de raza, no tuvo la suerte de Luis BOLIN, aquel corresponsal del ABC en Londres que participó en la adquisición del DRAGON RAPIDE – el avión utilizado por FRANCO para trasladarse desde las Islas Canarias a Marruecos -, que ostentó la responsabilidad sobre los corresponsales de prensa franquista con la misión específica de ocultar las fechorías de los fascistas. SI, me estoy refiriendo a aquel energúmeno e hijo de puta, monárquico y anglófilo, que bajo el título de capitán BOLIN, residía en el salmantino Palacio de Monterrey, cedido graciosamente por los ALBA para cuartel general de FRANCO. Aquella “rata” que gustaba vestir de legionario y bota alta y que “siempre que veía una de las espeluznantes pilas de “rojos” recién ejecutados con las manos atadas a la espalda escupía sobre los cuerpos diciendo “sabandijas.”
    JAY ALLEN, que había nacido un 7 de julio de 1900 en la localidad estadounidense de SEATTLE, moría de un derrame cerebral en diciembre de 1972, dejando tras de sí todo un referente de periodismo limpio, honesto y, siempre con la verdad, su verdad, por delante.

  4. antonsaavedra dijo:

    “El enterrador decía que no sabía qué iba a hacer con tantos muertos. Nos dijeron que volvieramos a la plaza de toros y así lo hicimos. Dentro de la plaza había más muertos, un montón aquí y otro allá. Aquel día dimos lo menos seis viajes. Al día siguiente cuatro o cinco viajes. En el primer viaje me fijé que los habían colocado a los muertos del cementerio unos encima de otros, formando un montón. Cuando dimos el segundo viaje ya los habían dado fuego. Aquello era espantoso. El olor era terrible y algunos muertos parecía como si se quejaran cuando ardían.”
    TESTIMONIO DEL MISMO LIBRO DE FRANCISCO PILO, de un hombre que en la madrugada del 14 al 15 recibió la orden de cargar cadáveres en un camión y llevarlos desde la plaza de toros hasta el cementerio.

  5. antonsaavedra dijo:

    “Nos pasaron a la plaza de toros y nos alojaron en unos pasadizos que había por debajo de las gradas. No había más luz que la que pasaba por las ranuras o las aspilleras de las murallas. Al día siguiente empezaron los fusilamientos. El sistema que tenían era el siguiente: entraba un cabo de la legión, contaba hasta 20, los sacaba al ruedo, donde ya esperaban los guardias civiles que componían el piquete de ejecución. Una vez fusilados llamaban a algunos para que cargaran los muertos en una camionetilla chica y se los llevaban, creo, al cementerio”.
    TESTIMONIO DE UN SUPERVIVIENTE, entonces con 15 años, al investigador Francisco Pilo Ortiz, autor del libro “ELLOS LO VIVIERON. SUCESOS DE BADAJOZ DURANTE LOS MESES DE JULIO Y AGOSTO DE 1936.”

  6. antonsaavedra dijo:

    Tras el horror de la MATANZA DE BADAJOZ, la columna de la muerte de YAGÜE marcha hacia Madrid, pues ha conseguido unirse a las tropas del general MOLA que bajaban desde el norte, pero aún queda una bolsa republicana en la zona de Llerena, Jerez de los Caballeros y Villanueva del Fresno hasta la frontera portuguesa. Las tropas franquistas que se han quedado unidas a las patrullas paramilitares de falangistas, comienzan a la represión de sus gentes. Una orgía de sangre recorrió la ciudad pacense y sus alrededores. Manuel RAMALLO y los hermanos ALMEIDA SEGURA, destacados falangistas, iban a por todas dirigiendo y ejecutando torturas y asesinatos mientras la autoridad militar jaleaba sus crímenes.

  7. antonsaavedra dijo:

    Mire, señor “Ovetense”: Yo no sé si el periodista norteamericano, JAY ALLEN, estuvo o no en Badajoz; me limito a contrastar fuentes y reflejo un extracto aparecido en un periódico de la época, en este caso el “CHICAGO TRIBUNE”. Yo tampoco sé si existe Dios – al menos, yo nunca lu ví – porque de lo que estoy seguro es que si hubiera existido, esa tragedia que supuso nuestra Incivil Guerra nunca jamás se hubiera producido. Sin embargo, de lo que estoy seguro, segurísimo, es de que la “MASACRE DE BADAJOZ” fue una crudísima realidad, y le aseguro que le puedo ampliar hasta ocupar el palacio de congresos edificado en el solar de la antigua plaza de toros de Badajoz, no sólo tomando el libro que me recomienda “LA MATANZA DE BADAJOZ ANTE LOS MUROS DE LA PROPAGANDA”,el cual he leido hace tiempo, sino con fuentes y archivos documentales de toda índole que me sirven para ir desnundando toda la asquerosa propaganda, en uno y otro bando, buscando la verdad de lo ocurrido en esa tristísima etapa de mi ESPAÑA, con un objetivo muy claro de que jamás se vuelva a repetir.

  8. ovetense dijo:

    Todo aquel investigador o historiador que haya manifestado que Jay Allen estuvo en Badajoz le recomiendo que lea el Capitulo XII ” JAY ALLEN: EL GRAN ENGAÑO ” y después de leerlo que nos critique lo que le de la gana . Rebatir ,lo dudo .Aunque tendrán que revisar sus tesis o creerse el engaño de ese gran farsante norteamericano.
    ES DECIR Jay Allen NUNCA estuvo en BADAJOZ, así que habrá que revisra más de una cosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s