PRESENTACION DEL VILLAMOCHO EN CANGAS DE ONIS

Antón Saavedra y Borja Márquez en la entrevista sobre el VILLAMOCHO, en la Casa de la Cultura de Cangas de Onís, el 12 de febrero de 2016

Antón Saavedra y Borja Márquez en la entrevista sobre el VILLAMOCHO, en la Casa de la Cultura de Cangas de Onís, el 12 de febrero de 2016

En esta ocasión, por iniciativa del editor del periódico EL FIELATO, Borja Márquez, la presentación del “VILLAMOCHO: LA CORRUPCIÓN EN EL SINDICALISMO MINERO” consistió en una entrevista realizada por el propio editor al invitado Antón Saavedra, a la que siguió un intenso debate entre el público asistente, la cual reproducimos a continuación:  

¿Por qué un libro ahora sobre VILLA? ¿No te parece un poco oportunista?

Efectivamente, publicar un libro sobre corrupción en estos momentos podría hasta tildarse de oportunista, pero yo pienso que se trata de un libro oportuno y necesario, entre otras cuestiones, porque el caso Villa explotó cuando explotó, y porque la corrupción ha sido tan grande y grotesca que ha conseguido ir penetrando en la conciencia ciudadana, llenando las páginas de los periódicos, ocupar los espacios de radio y televisión, a la vez que inundando los escaparates de todas las librerías, hasta colocar la corrupción y el fraude  en el segundo problema de la ciudadanía española, detrás del paro, según el más reciente barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas. En este sentido no debemos de olvidar la declaraciones del mismísimo presidente del gobierno asturiano, Javier Fernández, cuando manifestó en rueda de prensa que el “caso Villa” era mucho más grave que el “caso Pujol y el de la Bankia de Rato”, lo que, desde mi punto de vista, evidencia un gran conocimiento del asunto, al margen de la “calderilla” de 1,4 millones de euros que había debajo del colchón, y lo transforma en un testigo de lujo ante los tribunales de la justicia.

¿Por qué no denunciaste antes todas estas tropelías que comentas en el libro?

Llevo desde el año 1977 denunciando todo tipo de corrupciones y nepotismos de este personaje, tanto desde los medios de comunicación, órganos de la confederación de UGT, tribunales, parlamento y hasta en el cara a cara, pero otra cuestión es que una mayoría de afiliados somáticos y cargos públicos no sólo no me hacían caso sino que aprovechaban para lanzarme todo tipo de improperios, insultos y amenazas: eran las típicas llocuras de Saavedrona, decían… Claro, todo tiene su explicación, yo no era quien los metía a trabajar ni los elegía para ocupar cargos políticos en los distintos organismos políticos y de la administración; yo no era el que llenaba esos mismos organismos públicos con sus hijos, familiares y amiguetes. Esa es la cruda realidad, aunque ahora, después de haberse aprovechado del “capofamiglia” VILLA, no lo conozcan, y , lo más deleznable, lo vayan tildando de hijoputa cuando ellos son exactamente iguales o peores. 

Antón Saavedra y Borja Márquez durante la entrevista mantenida en la presentación del VILLAMOCHO en Cangas de Onís, el 12 de febrero de 2016

Antón Saavedra y Borja Márquez durante la entrevista mantenida en la presentación del VILLAMOCHO en Cangas de Onís, el 12 de febrero de 2016

¿Podemos estar asistiendo a una especie de vendetta, entre tú y VILLA, teniendo en cuenta el enfrentamiento que siempre mantuvisteis?

Sí, es verdad que durante durante todo este tiempo siempre se ha venido vendiendo a través de los voceros somáticos en los distintos medios de comunicación un inexistente enfrentamiento personal entre Saavedra–Villa o Villa-Saavedra, con el fin de ocultar el verdadero problema que subyacía en el fondo, que no era otro que prestarse al juego de la burguesía española de acabar con la minería del carbón, a través de sus títeres del bipartidismo PPSOE, primero con el gobierno de Felipe González y después con el gobierno de PP, o seguir defendiendo hasta las últimas consecuencias el sector carbonero y sus comarcas mineras. Esa era la cuestión y no otra, para lo cual habíamos elaborado, desde la Federación Estatal de Mineros de UGT, todo un exhaustivo y detallado programa para la definición de una POLITICA MINERA AL SERVICIO DE ESPAÑA, DESDE LA INVESTIGACION DE NUESTROS RECURSOS HASTA LA TRANSFORMACION DE LOS MISMOS EN ENERGIA, PASANDO POR UNA EXPLOTACION RACIONAL Y HUMANA DE LOS MISMO, el cual habíamos logrado introducir íntegramente en el programa electoral del PSOE de 1982. De esa manera, con la entrada del PSOE en el gobierno de España, se iniciaban en el Palacio de La Moncloa, las primeras conversaciones con Felipe González y su Ministro de Industria Carlos Solchaga sobre el tema, que se continuaron realizando en el propio ministerio todos los viernes finales de cada mes. Ya en agosto de 1984, el Ministro Solchaga nos puso encima de la mesa la cantidad de 600.000 millones de pesetas para dos Zonas de Urgente Reindustrialización, la mitad del dinero para la Z.U.R. del Nalón y la otra mitad para la Z.U.R. del Caudal, siempre y cuando aceptásemos una plantilla de 14.500 trabajadores en HUNOSA, y nuestra respuesta no fue otra que aceptar aquello como una muy buena base de negociación, sin olvidar en ningún momento de que nosotros siempre estábamos hablando de la definición de una política minera que abarcaba al conjunto de los mineros españoles. Las reuniones se venían celebrando con bastante normalidad , sin la participación directa del SOMA en la mesa ministerial cuando, de repente, en un mitin del PSOE, del que Villa era miembro de su ejecutiva federal, lanzó la tristemente famosa frase: “antes de cerrar un solo pozo de Hunosa había que pasar por encima de su cadáver” y, ¿sabéis cuál fue la contestación literal del Ministro Solchaga en la siguiente reunión?: “No me toques los cojones, Antón, la mejor mina es la que está cerrada”. Ahí se perdió una oportunidad, y ahí comenzó la debacle de nuestro sector, de nuestras comarcas mineras, de nuestra región asturiana.

Teniendo en cuenta el colosal latrocinio que comentas en tú libro, ¿era VILLA tan listo para llevar solo esta macrooperación mafiosa?

Efectivamente, el villismo ha sido el verdadero cáncer que ha contaminado al socialismo asturiano desde la inmodélica transición. Este sujeto ha hundido a la región asturiana y al PSOE, diría yo,  pero en esa labor no ha estado sólo. Son muchos los personajes que han merodeado en su entorno para lucrarse en todos los aspectos, incluyendo, claro está, al actual presidente del gobierno asturiano Javier Fernández, por eso sería muy necesario que se acabare con la farsa de su síndrome confusional y su locura para que hable de una puñetera vez de las madrigueras donde se esconden los miles de millones de euros procedentes de los fondos mineros. Nadie debe de ignorar que en esta región no existe un solo presidente de gobierno en Asturias, a excepción de Sergio Marqués (PP), presidentes de CAJASTUR, alcaldes de ayuntamientos mineros o concejales, que no haya sido puesto y quitado por Villa. Por eso interesa mucho a esta clase de personajes que persista la “locura” de VILLA, aunque sea aportando todo tipo de certificados médicos, más o menos cocinados, no vaya a ser que pueda poner la lengua a trabajar y haya que ampliar la cárcel de Villabona… 

¿Está VILLA enfermo de verdad?

La enfermedad que yo he conocido y sufrido por parte de este personaje durante todo este tiempo ha sido la de su paranoia crónica, muy típica de los sujetos egocentristas, resentidos, desconfiados y autoritarios. Siempre que ha tenido que enfrentarse a problemas, más o menos difíciles, ha recurrido al viejo y reiterado recurso de su enfermedad. Yo creo que estamos asistiendo a una burda tragicomedia del personaje que, teniendo plenas facultades físicas y mentales para otorgar poderes notariales y llamar reiteradamente a sus antiguos compañeros somáticos para amenazarles, sin embargo, cuando tiene que afrontar sus responsabilidades penales, se esconde en su inexistente enfermedad para no hablar de todo lo que sabe. Una posición muy amparada por parte de todos los personajes de la política que participaron con él en el colosal y grotesco latrocinio cometido contra la región asturiana.

¿Por qué fracaso la comisión de investigación sobre el “caso VILLA” y los fondos mineros en el Parlamento Asturiano?

En realidad, ya había nacido muerta, tal y como habían afirmado con anterioridad los portavoces parlamentarios del PPSOE. Desde mi punto de vista, cualquier comisión de investigación donde prevalezca la mayoría es como ese refrán que dice que el que tiene un tío en Alcalá no tiene tío ni tiene na. Quiero decir que el resultado de cualquier comisión de investigación siempre está en función de quien tiene la mayoría en ese momento, y las conclusiones siempre se acomodan al voto mayoritario. Ocurre, lisa y llanamente, que el parlamentarismo se resuelve por una cuestión aritmética. Así y todo, pese a sus defectos e inconvenientes, son necesarias para el debate y para expresar la preocupación del pueblo. En definitiva, funcionan mal porque suelen utilizarse como campo de batalla partidista, y algunas comisiones se cierran en falso, tal y como ha ocurrido con la del “Caso Villa y los Fondos Mineros”, entre otras cuestiones, porque los que tenían que haber sido sometidos a una investigación eran precisamente los representantes de los partidos PPSOE, como los verdaderos gestores y encubridores del mayor de los latrocinios cometidos en nuestro país. Así de sencillo, y así de claro.

Casa de la Cultura de Cangas de Onis.

Casa de la Cultura de Cangas de Onís.

¿Qué es INFIDE, de la que tanto se habla en la querella criminal presentada por el SOMAFITAGUGT contra su exsecretario general VILLA?

Quien mejor podría explicarlo sería el “consiglieri” de VILLA, PEDRO CASTILLEJO, pero después del cínismo demostrado ante la Junta General del Principado y los tribunales, trataré de hacer una pequeña radiografía de lo que efectivamente es INFIDE. Todos sabemos o debiéramos de saber que los partidos políticos, los sindicatos, la patronal, la iglesia o las ONGS , en tanto que entidades sin ánimo de lucro, gozan de numerosas prerrogativas fiscales que los mantienen a salvo de los rigores impositivos. Un trato de privilegio regulado en la ley 49/2002, aprobada durante el segundo mandato de Aznar, en virtud de la cual las organizaciones de carácter civil reconocidas como tales por el Gobierno quedan exentas de liquidar los impuestos que gravan la actividad económica, y ello a pesar de que manejan importantísimas cantidades de dinero procedente en su mayor parte del bolsillo de todos los contribuyentes españoles. Ni un solo euro de todo ese ingente caudal de fondos públicos revierte a la Hacienda Pública española gracias al trato de favor que la legislación les otorga. Yo diría que se trata del pozo de la mierda de estas entidades, y el SOMA-UGT no iba a dejar de montarse en este tinglado financiero y mafioso, de la que su casi eterno secretario general era el presidente hasta su violenta expulsión del PSOE y UGT. Que se quiere saber, por ejemplo, ¿ cuánta energía consume una tortuga caminando por el desierto culo atrás ?, pues se le pide e dinero para su estudio a la Fundación de Hidroeléctrica del Cantábrico y ésta lo patrocina con 500.000 euros, entre otras cuestiones, para que el sindicato no les moleste en su actividad empresarial. Y lo mismo ocurre con la fundación de Cajastur, o las consejerías del gobierno que todos los años ponen el “güevu” a modo de impuesto revolucionario…

Hablamos sobre las mordidas del carbón y los recaudadores que mencionas en el libro.

En efecto, el caso de la “trama carbonera” de La Camocha resulta paradigmático, pero no es el único, porque nos estamos refiriendo a unas prácticas mafiosas que se vienen dando de una manera generalizada en todas las empresas  a los largo de estos años, de la que ni siquiera se ha librado la empresa pública HUNOSA. Las mordidas del carbón no son otra cosa que el “impuesto” revolucionario que las empresas tenían que pagar a los recaudadores somáticos que, con una periocidad, más o menos mensual, visitaban las empresas para percibir la “mordida” establecida. Se trataba, primero de sacar el cupo correspondiente para poder meter carbón en térmica, y después pasar a recoger la “mordida”. El gobierno felipista del PSOE había otorgado al Ministerio de Industria y Energía todas las facultades para inspeccionar todas las entradas del carbón procedente de otros países, y en atención al esfuerzo económico que estaban realizando para contribuir al mantenimiento del empleo en las comarcas mineras, había optado por apoyar decididamente a los “neocarboneros”, en su mayoría amiguetes del poder sacados de las más inmundas cloacas. Se trataba de que, con la vista gorda de la inspección, pudieran importar carbón de otros países para mezclar con los nacionales y garantizar el consumo su consumo en las térmicas. Así fue como quedó formada la trama negra del carbón a lo largo y ancho de nuestro país, y como surgieron los bandoleros con su doble contabilidad y sus facturas falsas, amén de los correspondientes extorsionadores somáticos. Es decir, yo importo carbón a 4.000 pesetas, lo mezclo con carbón nacional y un porcentaje de tierra de lavadero, quedando transformada una tonelada en casi el doble, que posteriormente vendo a 23.000 pesetas, cuya diferencia me abona el Estado, según el acuerdo establecido. De esa manera, por cada tonelada que me costó 4.000 pesetas, percibo 46.000 pesetas, y si esa cantidad la multiplico por las toneladas que aparentemente produzco, pues fíjate el gran negocio que hago a cuenta de estar estafando permanente a la Hacienda española, y digo aparentemente porque se dieron casos vergonzosos de minas que producían carbón sin tener trabajadores…

¿Tiene futuro el carbón, tal como defiendes en tú libro?

Antón Saavedra en la presentación del VILLAMOCHO en Cangas de Onís, el 12 de febrero de 2016

Antón Saavedra en la presentación del VILLAMOCHO en Cangas de Onís, el 12 de febrero de 2016

Durante muchos años hemos repetido los mineros que el carbón no debería ser marginado dentro de las políticas energéticas de los diferentes partidos que gobernaron en el Reino de España. Todavía se están pagando las consecuencias de este abandono, pero en cualquier reunión de expertos, mínimamente sensatos, ya no cabe la menor duda en la afirmación de que el carbón puede y debe ser el puente que hará salir a la Humanidad de la crisis energética, cada vez más agravada por los acontecimientos que se vienen dando en otros países petroleros y gasísticos. Cuando las potentes locomotoras de vapor empezaron a cruzar las inmensas llanuras del Oeste americano, algún tremendista se atrevió a predecir que “como esta fiebre de velocidad se contagie al mundo entero, el carbón desaparecerá antes de veinte años”. Vino la Primera Guerra Mundial y volvió a repetirse la profecía. No digamos nada cuando estalló el conflicto del año 1939. Era la segunda explosión de preocupaciones para el sector energético. Y todavía, no hace muchas fechas, el agorero de turno señalaba la desaparición del carbón para dentro de veinte años. Es decir, siempre faltan veinte años para que se acabe el carbón. Pero el carbón sigue ahí, en cantidades abundantes para otros muchos veinte años. Y siempre que en el mundo se ha producido un momento crítico grave, se le ha pedido al carbón un esfuerzo sobrehumano y el carbón ha respondido satisfactoriamente, como, sin duda alguna, responderá en esta ocasión que estamos viviendo…                                                            

¿Mandaba tanto VILLA en la Caja de Ahorros de Asturias?

Si como se dice, y es verdad, que Villa quitaba y ponía a los presidentes de la Caja de Ahorros de Asturias, la contestación es muy simple: Villa tenía un poder absoluto sobre los dineros de los ahorradores asturianos. Y, si alguien tiene alguna duda, que se lo pregunten al que fuera presidente somático, Angel Fernández Noriega, que ni siquiera tuvo poder para percibir el salario que le correspondía como presidente de la entidad bancaria asturiana, porque el mismo era percibido por el SOMA-UGT, aunque tampoco se sabe si era percibido por la organización o por el mismísimo Villa. Una cuestión que sigue todavía en el aire, sin clarificar, es el referido al préstamo de mil millones de pesetas del año 1985 que la Caja le concedió al PSOE por presiones del todo poderoso vicepresidente del gobierno español y vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, hacía su virrey en Asturias, José Angel Fernández Villa, el cual parece ser que fue condonado sin que, a la fecha, nadie haya dicho nada al respecto. En cualquier caso, tendría que ser el propio Noriega quien clarificara el asunto, máxime si tenemos en cuenta que este sujeto era el hombre de Villa en el PSOE cuando le “colocó” como uno de los tres miembros que ocupaban la Comisión Revisora de Cuentas del PSOE en su nivel Federal. Lo demás, ya es conocido: para tener acceso a un crédito o préstamo, colocar a los familiares y amiguetes en las distintas oficinas de la Caja, o ascender en el escalafón de la institución,  había que pasar necesariamente por el despacho de la Plaza de la Salve. ¿ Mandaba o no mandaba algo ? Por cierto, ¿ has tenido alguna vez la necesidad de recurrir a algún crédito para que tus periódicos, EL FIELATO y EL NORA, pudieran seguir con vida hasta cumplir el 25 aniversario, tal y como ocurre con EL FIELATO, que figura en el cartel de presentación de nuestra charla aquí, en la antigua capital del reino ? Si ha sido así, en un sentido u otro, entonces sabrás tanto o más que yo…

Anuncios

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s