LAS PENSIONES DE HOY… ¿Y LAS DEL FUTURO?

En esta ocasión, el debate moderado por el compañero Mario Suarez del Fueyo, consistió en un diálogo intergeneracional, tal y como figura en el cartel anunciador, estableciendo seis bloques de tres minutos de exposición para cada uno de los ponentes, dando paso a un debate con el público que se prolongó durante más de una hora.

1º BLOQUE: LA SITUACIÓN DE LA HUCHA DE LAS PENSIONES A DÍA DE HOY, ¿CÓMO SE HA LLEGADO AQUÍ?

En efecto, cada vez que toca la paga doble de nuestras pensiones, se nos machaca constantemente con que se han sacado tantos millones de la “hucha” de las pensiones, dejándonos “caer” que esto se va acabando.

Pues bien, cuando se acabe que la vuelvan a llenar, así de fácil, pero que nadie trate de seguir engañándonos con el cacareado PACTO DE TOLEDO, porque éste ha sido para las prestaciones sociales lo que fueron los PACTOS DE LA MONCLOA de 1978 para los derechos laborales: las bases que propiciaron el principio del fin de un conjunto de derechos duramente conquistados a lo largo de la historia por el MOVIMIENTO OBRERO.

Curiosamente, los actores políticos no variaron sustancialmente. Aquellos “Pactos de La Moncloa” de 1978 fueron alborozadamente saludados como “una gran conquista para la democracia y los derechos de los trabajadores por CC.OO. y UGT”, de igual manera que el “Pacto de Toledo” de 1995 provocó el éxtasis de UGT y CC.OO. que declararon a los cuatro vientos, como papagayos que eran y son de los partidos redactores que, gracias al pacto, quedaban garantizadas para el futuro los derechos sociales y el Sistema de Seguridad Social, incluida la jubilación, cuando la cruda realidad es que el “Pacto de Toledo” introduce muy sibilinamente una novedad que, a la postre, ha resultado nefasta para los intereses de la clase trabajadora, al consagrar el llamado principio de “separación y diferenciación de las fuentes de financiación” del sistema.

¿Qué se esconde tras tan ampuloso epígrafe?  Pues, lisa y llanamente, que a partir de la firma del “pacto”, la financiación de las prestaciones de naturaleza contributiva dependerán básicamente de las cotizaciones sociales, quedando excluida la posibilidad de complementar tal financiación con cargo a otras partidas de los Presupuestos Generales del Estado, creando para ello lo que se ha venido en llamar la “hucha” del Sistema de Seguridad Social, cuyos ingresos – exclusivamente provenientes de las cuotas sociales – deberán servir para el pago de las correspondientes prestaciones, de tal forma que una previsión – verdadera o falsa – de incapacidad de tal “hucha” para garantizar los pagos a medio y largo plazo, se traducirá inmediatamente en recortes de las prestaciones o, incluso de su desaparición pura y dura.

Si para algo ha servido el PACTO DE TOLEDO ha sido para mantener a la sociedad inconscientemente tranquila respecto a la supuesta robustez del sistema de reparto, y evitar a cualquier precio una reforma profunda que lo sustituya por un sistema de capitalización para garantizar nuestras actuales y futuras pensiones. Pues bien, compañeras y compañeros, todo esto se firmó con el entusiástico aplauso de las élites sindicales de los llamados sindicatos mayoritarios de clase de CC.OO. y UGT.

2º BLOQUE: LAS REFORMAS LABORALES DE 2010 Y 2011.

Resulta más que grotesco escuchar a las Adrianas, Adrianes y Pedros del PSOE, argumentar en su escrito de campaña electorera “que tú pensión está en peligro, porque el Gobierno del Partido Popular ha fomentado el empleo precario y las cotizaciones son más bajas que nunca. Su objetivo no es otro que agotar el Fondo de Reserva para destruir el sistema público de pensiones y después privatizarlo. No lo podemos permitir”.

Antón, Inés Mallada y Mario Suárez en el Colegio Péblico Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

¿Cómo se puede actuar con tanta frivolidad por parte del PSOE CUANDO FUERON ELLOS con su reforma laboral de 2010 quienes iniciaron el camino de la precarización, agravada por la reforma del PP en 2012?; CUANDO SE OLVIDAN de que su reforma de las pensiones en 2011 supuso la primera rebaja y el retraso de la edad de la jubilación; CUANDO CALLAN que su reforma del artículo 135 de la Constitución (pactada con el PP) da prioridad al pago de la deuda frente al dinero destinado a las prestaciones sociales y a los servicios públicos; CUANDO OLVIDAN que han pactado con el PP su oposición a un incremento sustancial del salario mínimo que repercuta en un aumento sustancial de los salarios y, por tanto, de las cotizaciones; CUANDO CALLAN que sus compromisos, y sus deudas, con la banca les obliga, a ellos y al PP, a incentivar los sistemas privados de pensiones… Y CUANDO OLVIDAN que ese PP que “pone en peligro las pensiones” está gobernando porque el PSOE les ha permitido con su abstención y lo sigue permitiendo con su oposición a la reciente moción de censura presentada por PODEMOS y negarse a presentar otra.

Por lo tanto, el PSOE no puede seguir engañando al pueblo pretendiendo actuar de “apagafuegos” cuando forma parte del bloque de los “incendiarios”.

Es decir, por mucho que sigan glayando los González, Aznares, Zapateros y Rajoys, las pensiones deben de seguir siendo sustentadas con cualquier tipo de partida presupuestaria y no sólo con las cotizaciones de acuerdo con el artículo 50 de la Constitución española que obliga al Estado a tener recursos suficientes para el pago de pensiones y su revisión periódica.

Inés Mallada, Mario Suárez y Antón Saavedra en el Colegio Público Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

En la actualidad, compañeras y compañeros, más del 50% de los ¡¡¡  NUEVE MILLONES Y MEDIO DE PENSIONISTAS EXISTENTES !!! está por debajo del Salario Mínimo y casi el 30% apenas llegan al mínimo, una situación mucho más gravosa para las mujeres, que de media cobran un 30% menos que los hombres, pero la cruda realidad es que ni al Gobierno, ni a la Patronal, ni a las cúpulas de los sindicatos institucionalizados les preocupa en lo más absoluto el sistema público de pensiones y la sostenibilidad de los pensionistas.

Es una broma cruel decirle a alguien que cobra 700 euros al mes que se haga un plan de pensiones privado. La verdad sobre nuestras pensiones es muy sencilla. Donde nosotros vemos un derecho, ellos – la oligarquía y sus títeres gubernamentales -, ven un negocio.

 

3º BLOQUE: ¿QUÉ PERSPECTIVAS DE JUBILACIÓN TENÍAS A LOS 20 AÑOS?

Por aquellos años del 68 y sucesivos, el objetivo principal que teníamos era acabar con la precariedad laboral en forma del prestamismo laboral existente en todos los sectores industriales, donde la falta de cotización a la seguridad social era el denominador común: se trabajaban diez horas y, en el mejor de los casos, solo se cotizaban ocho en la mínima categoría.

Público asistente al debate intergeneracional sobre las pensiones en el Colegio Público Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

En éste contexto, refiriéndome a mi caso concreto, debo de añadir que fui despedido de tres empresas por estos motivos (Astilleros de Constructora Gijonesa, Duro-Felguera y Montajes de Ciaño), hasta que, metido en las famosas “listas negras” de la patronal, con esa edad de 20 años, me hice minero en el Pozo Fondón donde, efectivamente, si bien habían desaparecido aquellas condiciones en la precariedad laboral, sin embargo nuestra lucha estaba permanentemente en lograr unas condiciones dignas, tanto para nuestras jubilaciones como para nuestras incapacidades laborales por enfermedad y accidentes, debido al durísimo trabajo que se realizaba por aquellas fechas en el sector minero.

Debo afirmar que, en mi caso, he sido un “privilegiado” al contar en todo momento con los consejos y lecciones que, sobre el mutualismo y la seguridad social, recibí en todo momento por parte de mi padre, desde mi punto de vista, una de las personas más sabias y más concienciadas en la materia que estamos tratando.

Al respecto, siempre tuve muy claro que nuestro sistema público de pensiones forma parte de los derechos sociales, de ese “contrato social” fundamentado en la solidaridad y la justicia, luchado y conquistado por las generaciones que nos antecedieron.

Hoy, por el contrario, nos encontramos ante el progresivo desmantelamiento del conocido Estado del Bienestar en un contexto de crisis que está siendo utilizado como coartada para justificar la imposibilidad de su mantenimiento. Pero en la defensa de este modelo de bienestar, sabemos que hay en juego victorias históricas por los derechos sociales.

Llegado a este punto quiero levantar la voz para emular a mi admirado compañero Julio ANGUITA cuando, en base al “Informe PETRAS” de 1996, manifestaba: ¡¡¡Chavales, no tenéis futuro alguno, salvo que luchéis!!!

El “Informe PETRAS”, del que tenéis a vuestra disposición un original en la sede de PODEMOS de Oviedo, trata de un encargo del gobierno felipista del PSOE al profesor PETRAS que, cuando se lo entregó al gobierno, y éste leyó su contenido, se lo pagó y lo guardó en un cajón.

Entre sus conclusiones se decía en 1996: “Estamos ante la primera generación de jóvenes que van a vivir peor que sus padres”, pero decía otra cosa terrible: “Es una generación criada entre algodones, no está acostumbrada a la lucha. Este es el problema, este país no tiene ningún futuro, salvo lo que duren el sol, las playas y el turismo”. ¡¡¡Creéis que sois rebeldes, y no lo sois!!!

De nada sirven, por lo tanto, las poses rebeldes: solo sirve la lucha, por eso hay que preparar los “gomeros” para acertar a la cabeza del gigante Goliat y derribarle. ¡¡¡Esa es la cuestión!!!

Público asistente al debate intergeneracional sobre la pensiones en el Colegio Público Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

En definitiva, compañeras y compañeros, la Seguridad Social no es un capricho, sino una de las conquistas con las que el movimiento obrero humanizó la sociedad para alejarla del estado de las bestias. Algunos propugnan hoy volver a ese estado recuperando un capitalismo salvaje que despertaría violentas respuestas. Si los gobernantes y legisladores hincan la rodilla ante el poder económico, nuestro deber como ciudadanos y ciudadanas es aprestarnos a la defensa civil de las formas solidarias de convivencia

 

4º BLOQUE: ¿HUBO/HAY SOLIDARIDAD INTERGENERACIONAL ENTRE LOS TRABAJADORES EN EL TEMA DE LAS PENSIONES?

Antes de nada, es preciso señalar que nuestro sistema público de pensiones es imprescindible.

Con ello trataré de enfocar mucho mejor la cuestión, apartándonos de esa idea de inevitabilidad de la reducción, combinación o desaparición de esta parte esencial de nuestro sistema de protección social, que tan irresponsablemente se viene difundiendo por medio de los voceros de la oligarquía financiera en sus medios de comunicación.

Partiendo de ese carácter imprescindible, la primera clave que, en mi opinión, conviene destacar es que el sistema de pensiones tiene un objetivo y diversas funciones. El primero, garantizar una renta de sustitución adecuada a las rentas del trabajo.

Pero, además, el sistema de pensiones cumple una función macroeconómica evidente, no en vano representa el 12 % del PIB actual orientado a consumo y, por tanto, una fuente básica de demanda de bienes y servicios suministrados por empresas, profesionales y administraciones públicas, con impacto evidente en la actividad económica, el empleo y la generación de retornos relevantes también, vía impuestos.

Por otra parte, constituye un mecanismo potentísimo de cohesión social, territorial y, muy especialmente, de solidaridad intergeneracional. Por lo tanto, la consecuencia lógica de todo ello es una formulación de “cómo debemos actuar para preservar, reforzar y garantizar nuestro sistema de pensiones, el mismo sistema, a ser posible mejorado, del que tienen que seguir disfrutando nuestros hijos y nietos”.

En los distintos debates que venimos celebrando por los distintos pueblos de Asturias, vengo observando cierto reproche sobre nuestra juventud por su falta de apoyo en la lucha por nuestro sistema público de pensiones, con el que no puedo estar de acuerdo, entre otras cuestiones, porque yo mismo he aprendido mucho de esta juventud a partir del 15M, hasta el punto de hacerme renacer en la esperanza e ilusión para seguir en la lucha para cambiar este injusto sistema que vivimos por otro más justo, humano y democrático, siempre al servicio de las personas…

Si bien parece ser cierto que vemos poca juventud en las movilizaciones y asambleas, no es menos cierto que nosotros también debemos de reflexionar sobre nuestra labor a la hora de informarles, para ir concienciándoles a la vez que preparándoles para su lucha por lograr un trabajo con garantías de poder cotizar para que, el día de mañana, puedan disfrutar de una jubilación digna.

 

Antón Saavedra en plena intervención sobre las pensiones en el Colegio Público Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

5º BLOQUE: ¿SEGUIMOS VINCULANDO LAS PENSIONES AL TRABAJO?

Lógicamente, para que el pacto intergeneracional, que se encuentra en la base del diseño de nuestro sistema público de protección social, se cumpla es preciso seguir transmitiendo la necesaria confianza a toda la población, en edad activa o pensionista, de que la financiación está asegurada a través del mercado de trabajo, es decir de la cantidad y calidad del empleo existente, que es la principal fuente de financiación de las pensiones y, en la medida en que resulte necesario, de financiación adicional procedente de la imposición general, para preservar la garantía de acceso a prestaciones similares a las distintas generaciones.

En este aspecto, la última reforma de pensiones de 2013, producto de la condicionalidad impuesta a España con el rescate del sector financiero, regula apenas sin elementos correctores, un nuevo sistema de revalorización de pensiones, que mermará su poder adquisitivo, y un factor de sostenibilidad que pretende financiar los futuros aumentos de esperanza de vida con una mera reducción de pensiones de todas las personas que accedan a la pensión a partir del año 2019.

Como debe de ser conocido por todos nosotros, el tan cacareado “factor de sostenibilidad”, uno de los ejes fundamentales de la reforma de las pensiones en nuestro país, no viene sino a añadir dos nuevas variables al cálculo de la pensión a las ya existentes actualmente, como son la edad de jubilación, los años cotizados y la cuantía cotizada, entre otras.

Inés Mallada, Mario Suárez y Antón Saavedra en el Colegio Público Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

La primera variable, conocida como “factor de equidad intergeneracional”, tendrá en cuenta al calcular la pensión la esperanza de vida del futuro jubilado, y la segunda variable consistente en ligar la revalorización de las pensiones a la salud de las arcas públicas, de tal manera que las pensiones solo subirán si aumentan los ingresos del sistema por encima de la tasa de crecimiento del número de pensiones, aunque siempre moviéndose entre unos valores situados entre un mínimo del 0,25 por ciento y un máximo del IPC del 0,50 por ciento.

Si a ello sumamos las nefastas reformas laborales, que han precarizado el empleo, otorgando más poder a los empresarios en perjuicio de los trabajadores, esto nos ha llevado a unos salarios reales menores y, con ello, a una mayor dificultad para cotizar.

 

6º BLOQUE: ¿QUÉ PROPUESTAS PLANTEÁIS DE CARA AL FUTURO? VALORACIÓN DE LAS MOVILIZACIONES ACTUALES

Siendo plenamente consciente de que nuestras pensiones públicas corren un grave peligro, pero no por las razones que se aducen sino justamente por las que se callan y que los mismos gobiernos del bipartidismo PPSOE han provocado.

Sabemos que el más lento envejecimiento aumentará el gasto y que eso requiere disponer de más recursos, pero la solución no puede ser reducir la cuantía de las pensiones, sino determinar cuántos nuevos recursos se van a necesitar y poner entonces sobre la mesa la forma en que hemos de generarlos.

Tiene que ser así porque también sabemos con certeza que no todas las personas pueden financiarse el ahorro privado para cuando lleguen a la vejez y que sin pensiones públicas casi siete de cada diez pensionistas estarían ahora o estarán en el futuro en situación de pobreza severa.

Llamamos, pues, a la denuncia de las propuestas que prepara el Gobierno, a manifestar el rechazo frontal a todas ellas y a reclamar con toda firmeza otra política económica frente a la crisis, que no siga destruyendo empleo y generando cada día más deuda y empobrecimiento.

Vuelvo a repetir, recibir una pensión digna es un derecho constitucional y un derecho garantizado por la Declaración Universal de Derechos Humanos, por eso tenemos que seguir denunciando enérgicamente la nueva reforma de las pensiones públicas, que supone un nuevo engaño a los ciudadanos para favorecer a las entidades bancarias y aseguradoras.

Agustín González, Antón y una compañera en el Colegio Público Jovellanos de Gijón, el 5 de marzo de 2018

En ese contexto, las movilizaciones que se vienen realizando hasta la fecha vienen siendo un éxito en la participación de la gente, hasta el extremo de que están sirviendo para trasladar al gobierno el miedo que hasta ahora venía teniendo mucha gente. Por eso, el próximo 17 de marzo tenemos que reventar Gijón en la manifestación convocada por las pensiones.

Mirad, compañeras y compañeros: manejando exactamente los mismos números que manejan los Montoro, De Guindos y compañía, el dinero de nuestras cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a los últimos cuarenta años, éste ha servido, se ha utilizado para muchas cosas, desde la financiación de la sanidad hasta las pensiones no contributivas pasando por la financiación de los propios Presupuestos Generales del Estado.

Sí, compañeras y compañeros, con el dinero de nuestras cotizaciones, de nuestras pensiones, se han financiado hasta los Presupuestos Generales del Estado, y si todo ese dinero se hubiese destinado exclusivamente al fondo de las pensiones, ahora mismo ese fondo de pensiones tendría ¡¡¡MEDIO BILLÓN DE EUROS!!!

Por lo tanto, si el dinero de nuestras pensiones ha estado financiando otras políticas, sería justo que ahora otras políticas, otros impuestos, financiasen a las pensiones. En absoluto habría ningún problema de sostenibilidad si el fondo de pensiones hubiese sido destinado a las pensiones. Sí, claro que hay dinero para las pensiones. Claro que el sistema de pensiones es sostenible.

¿De dónde puede sacar el Estado más dinero para no tener déficit y garantizar las actuales y futuras pensiones? Buscad en internet la palabra GESTHA, que es una organización de inspectores de Hacienda que se dedica a informarle a nuestro pueblo de lo que está ocurriendo tras la cortina de la economía y los impuestos. Y estos inspectores, que saben perfectamente de qué se está hablando, nos dan los siguientes datos escalofriantes: ¡¡¡En España se defraudan todos los años 90.000 millones de euros!!! Es decir, más de lo que ha querido recortar el presidente del Gobierno. Y dicen mucho más: el 72 % de ese fraude lo tienen los grandes empresarios de este país. En España está sobrando en estos momentos dinero.

Pero hay un fraude que pone los pelos de punta y que demuestra realmente a quienes sirven determinados políticos y los gobiernos. Existe una cosa que se llama Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV). Es decir, un señor quiere pagar menos dinero y menos impuestos por su dinero y funda una SICAV, pero le ponen una condición: tiene que haber por lo menos cien personas y entre todas juntar 2,4 millones de euros. Yo pongo 2 millones y las cuatro décimas la reparto entre las 99 personas o “mariachis”. Desde ese momento yo no pago el 35 % de impuestos, sino que pago el 1 %. Claro, es un escándalo, esto es un robo consentido.

El caso es que los inspectores de Hacienda cuando se dieron cuenta de qué estaba haciendo el señor y sus “mariachis”, quisieron meterle mano. Y cuando empezaron los trámites, se aprueba en el Congreso, con el voto del PSOE y PP, ambos juntos, CIU y PNV, una ley por la cual, esto se quita a los inspectores de Hacienda y se le pasa a una entidad nueva que se llama Comisión Nacional de Valores (CNMV), y ésta lo primero que dice es que “aquí ya no se mete mano a estos señores”.

 ¿De dónde podría además sacar el Estado más dinero? Los estudios de estos señores de Hacienda dicen que si aquí, en España, el nivel de vida fuese el de Suecia y, por tanto, los impuestos de Suecia, tendríamos todos los años 200.000 millones de euros más. Por eso, cuando dicen que en España no hay dinero, decirles que “eso es mentira”.

Hay dinero, el problema es si se quiere ir por él. Si se va a los paraísos fiscales, si se coge la fiscalidad, si se tiene el valor cívico de meterle mano a uno de los problemas más gordos que hay junto con la economía sumergida. El Estado no quiere tener más ingresos. Pero no porque el Estado sea misericordioso con los que tienen el dinero. Es que el Estado es el dominguillo, el criado, el títere del auténtico poder económico; por lo tanto, nuestro problema es con el poder. Lo que pasa es que el gobierno se interpone, porque es el fiel manisero de ese poder.

Todo lo que se nos ha contado sobre nuestras pensiones es mentira. No es verdad que gastemos en pensiones de manera desproporcionada. Ni en el peor de los escenarios llegamos a invertir en pensiones lo que gastan alemanes o franceses, por ejemplo. Concretamente, refiriéndome al país germano, éste acaba de anunciar estos días la mayor subida de pensiones en 23 años, incrementando las prestaciones de los jubilados un 4,25 % en el Oeste y un 5,95 % en las zonas del Este. Incluso Portugal las ha incrementado muy recientemente.

Ni siquiera es cierto que el déficit de la Seguridad Social se deba a un aumento espectacular de los pensionistas. Se debe, sobre todo, a las sucesivas reformas laborales que han mandado a los trabajadores a la precariedad permanente con salarios de subsistencia.

Además, abundando más en el tema, ¿por qué se habla del “déficit” de la Seguridad Social y no de otros organismos del Estado? ¿Cuál es el déficit de la Casa Real o del Tribunal Constitucional? ¿ El de la Iglesia ? ¿Y del Ministerio de Defensa? ¿Cerramos la Universidad? ¿Dejamos de hacer carreteras?

7º BLOQUE: DEBATE ABIERTO ENTRE EL PÚBLICO…

ANTON SAAVEDRA

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s