ARTICULO DE LA PERIODISTA ESTHER CANTELI

Antón Saavedra, el socialista utópico

Esther Canteli

Su figura es clave para entender el devenir de la historia social e industrial de Asturias en los últimos 50 años. Como si fuera un roble, Antón Saavedra ha resistido los duros avatares de la convulsa evolución política y sindical de una tierra que ha experimentado uno de los declives más dramáticos de toda Europa.

La voz de Antón -en el más literal de los sentidos- sigue alzándose certera, honesta y plena en este vertiginoso siglo XXI, en medio de la globalizadora revolución del conocimiento y con Asturias con la Güestia susurrándole al oído la dura realidad de la extinción demográfica.

Antón ha sido partícipe y testigo activo de la vida política y sindical de la Asturias minera en décadas cruciales de la historia de España, especialmente desde la muerte de Franco.

Ha nacido y vivido bajo una dictadura y ha sido activista por la libertad. Recibió con esperanza la llegada de la España democrática y con impotencia la evolución de las políticas gubernamentales respecto al carbón, que han terminado por borrar del mapa energético e industrial internacional a su querida Asturias.

Leal a sus principios, esos que aprendió de sus antepasados, la conciencia de Antón es como una antorcha en medio de las tinieblas de desesperanza, corrupción y ausencia de liderazgo en las que está sumido el sindicalismo minero astur.

Culto, trabajador, con vocación al estudio y la investigación, y buen comunicador, Antón encarna un perfil bien distinto del de otros políticos grises, indocumentados y con ausencia de motivación que han proliferado más de lo deseado en las últimas décadas.Antón Saavedra no cambió ni de barrio, ni de casa, ni de mujer, ni de valores, ni de ideas… Fue y es un modelo de coherencia y humildad.

Y, por supuesto, es una persona valiente. Ni era ni es fácil denunciar ciertas praxis, conductas y actos en un contexto de ley del silencio siciliana, como la que se vivió en las cuencas mineras de Asturias antes y después de Franco.

El otro día en la Semana Negra en la presentación de su último libro, Memorias de un sindicalista de Aller, Antón hizo un discurso enjundioso en el que puso de manifiesto la esencia de su ideario social, donde priman los valores humanos, especialmente el de la solidaridad y la inquietud por construir un mundo mejor, en el que los más desfavorecidos puedan caminar con dignidad.

A mí, personalmente, me encantó que citara a Bakunin, uno de los pensadores y revolucionarios que más me fascinan, y la verdad es que escuchando la voz firme y contundente de Antón, con esa pizca de vehemencia agitadora característica de su personalidad, viajé a un mundo de ensoñación histórica, en la que el socialismo utópico cobraba vida.

Antón, en la esencia de su puesta en escena, parecía un líder obrero de los años 20 o 30 del siglo XX, un líder de aquellos que pensaban que solo a través de la educación, del respeto a la cultura y sobre todo del respeto a las personas se podía alcanzar la utopía de la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Me recordó a mi admirado Robert Owen, el de la doctrina de la fraternidad humana y, de pronto, sentí la figura de Antón como la de un genuino socialista utópico que, en vez de predicar en Suiza, Francia o Inglaterra, lo hacía en las ruinas de un astillero, en medio del desierto ideológico asturiano.

 

 

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s