A MI GRAN AMIGO JUNQUERA

Junquera, trofeo Zamora con el Real Madrid al encajar 19 goles en 22 partidos la temporada 1967-68

No es nada fácil escribir unas palabras para recordar a mi amigo JUNQUERA, fallecido el 6 de mayo de 2019, a la edad de 73 años, porque se agolpan en los recuerdos su bondad y su amistad de muchos años y tantas aventuras compartidas. JUNQUERA era una persona de 1,94 de estatura y 130 kilos de peso que se correspondían con la grandísima persona que era. Muy pocas personas pueden atravesar el camino de la eternidad con un bagaje de afecto, de aprecio y de bonhomía tan inmenso como el que se lleva consigo el inolvidable JUNQUERA, siempre con su espíritu generoso, noble y desprendido.

Siempre me decía mi padre que, amigos, lo que se llama amigos, se contaban con los dedos de la mano, porque hacer amigos no es tarea nada sencilla y conservarlos requiere de mucho cuidado, cariño y comprensión, pero una vez que llamamos a alguien “amigo” sabemos que por siempre ocupará un espacio en nuestros corazones. En absoluto pretendo yo castigarme con la angustia de haber perdido a este gran amigo, pero siento que es injusto que no esté más entre nosotros. Sólo espero que allí donde esté sea realmente feliz, haciendo lo que le gustaba: comer y disfrutar con el fútbol, especialmente con sus equipos del alma, el UPLANGREO y el REAL MADRID.  

Junquera formando parte de una de las alineaciones del Real Madrid. Por la izquierda de pié: JUNQUERA; Calpe, De Felipe, Sanchís; Pirri, Zoco; Miguel Perez, Amancio, Groso, Velázquez y Gento.

Conocí a JUNQUERA de guaje – más bien de “guajón”, debido a su gran envergadura física -, jugando con su equipo de La Nava (Langreo) en el campo de fútbol de Lada, junto con otro fenómeno del fútbol español y, sin lugar a dudas, su gran amigo del alma PEPE LAVANDERA. Curiosamente – muy poca gente lo sabe – JUNQUERA jugaba de delantero centro, pero en cierta ocasión se lesionó el portero del equipo, y tuvo que ponerse él como portero, de tal manera que enseguida recaló en la Cruz Blanca de La Felguera, con la que quedaría campeón juvenil de Asturias, hasta alcanzar el trofeo ZAMORA con el Real Madrid en la temporada 1967-68, al encajar 19 goles en 22 partidos, quedando campeón de la liga del fútbol, título que lograría en sus nueve años que permaneció en el club merengue en cinco ocasiones, logrando también la copa del rey en otras tres temporadas. Previamente, JUNQUERA había jugado con el UPLangreo de segunda división entre los años 1963 y 1966.

Otra de las cuestiones de JUNQUERA que poca gente conoce era su vinculación con la minería, compatibilizando su categoría de lampistero en el Pozo Lláscares (Pozo Candín) con la portería del equipo langreano, hasta recalar en el Real Madrid, donde también compartió piso y equipo con su amigo/hermano PEPE LAVANDERA, hasta que éste fue cedido al Celta de Vigo.

Luisma, Lavandera, Antón, Nieves y Junquera (enero de 2019)

De regreso a su terruño asturiano, JUNQUERA se iniciaría en varios negocios, al igual que había hecho en Zaragoza, donde colgaría las botas debido a sus maltrechas rodillas (1975-77), pero él no estaba hecho para los negocios, solo estaba dotado para el fútbol y para extender su gran corazón, allí donde encontraba una causa donde el pudiera echar una mano, a veces las dos. Al final, regentaría un bar en la localidad langreana de Sama donde nos reuníamos a diario para ver y hablar de fútbol, y preparar la comida de los domingos, fecha del cierre semanal, haciéndola coincidir con el lugar donde le tocaba jugar al UPLANGREO. Me quedan, lógicamente, los grandes momentos pasados en las comidas, y las bromas de amigos que siempre se gastaban entre PEPE LAVANDERA y él: “A Pepe si lu dejo solu, piérdese por estos pueblos”, aunque PEPE no se quedaba atrás en las comidas: “Esti pa qué cojones pide un platu, si va a comer la perola entera”. En cierta ocasión jugaba el UPLangreo en Tineo, y paramos en un chigre a la entrada para tomar una botella de sidra. En el mostrador había toda una empanada cortada en trozos que fuimos cogiendo una o dos veces. Cuando nos dimos cuenta la empanada había desparecido, a lo que LAVANDERA le dijo a JUNQUERA: “chaval, te zampaste toa la empana, yo me aparto, nun vayan a pensar que vengo contigo”, pero la respuesta campechana fue: “cagon ros, ¿pa que tan los pinchos, más que pa comelos ? ¡ que los cobre no te jode, ta buenísima ! De repente, el dueño que había oído la conversación y las risas nuestras se presenta con otra empanada, agradeciendo que hubiésemos comido la anterior a la vez que le daba la razón a JUNQUERA. No me acuerdo si la comió también, jajaja…

Compañero y amigo JUNQUERA: imagino que donde te encuentras ya no sientes ese dolor físico que te causaba tu enfermedad y que ya no tienes esa pena en tu espíritu de ver sufrir a los tuyos con tus padecimientos. Nunca me gustaron las despedidas y menos aún, cuando es para decir adiós a un gran amigo y muy grande persona como tú.

ANTÓN SAAVEDRA

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s