DIARIO DE UN CONFINAMIENTO: 18 de abril

18 de abril

He dormido algo despierto, creo, llenándome de obligaciones interiores para cuando fingiese despertar. Y aquí estoy, un 18 de abril, para iniciar mi trigésimo quinto día de arresto domiciliario, de tal manera que, una vez duchado y aseado, me dispongo a realizar la revisión médica semanal casera de los sábados, para Irma y para mí: Peso: 122,5 kilos, Presión Arterial 160/80, Pulsaciones: 56, Glucosa: 126 mg/dl y Temperatura: 36,5 grados. Quedamos los dos en perfectas condiciones para resistir, de momento, hasta el 10 de mayo.

Sin embargo, aunque el tensiómetro me marque 56 pulsaciones, el cabreo que tengo es mayúsculo, al sentirme manipulado y engañado por estar asistiendo a un espectáculo tan deplorable como vergonzoso y miserable por parte del gobierno de España. Me refiero a las cifras que nos vienen ofreciendo desde el ministerio de Sanidad donde España registra 565 nuevas muertes en las últimas 24 horas, alcanzando la cifra de 20.043 muertos por coronavirus de igual manera que aumenta el número de infectados hasta 191.726. Ahora llega el ministro de Sanidad, el filósofo catalán Salvador Illa, y nos anuncia a través de una orden publicada en el BOE para modificar el sistema de contabilizar el número de muertos e infectados reales, tratando de justificar su preocupante inoperancia y total descoordinación entre las administraciones central y autonómica para hacer frente a esta catástrofe que no revela sino la hipocresía de un gobierno parapetado en excusas de todo tipo con tal de eludir sus propias responsabilidades. Lo he dicho en mi primer diario del 15 de marzo y lo digo ahora: ¡habéis sido unos auténticos irresponsables y, aunque no sea ahora el momento para exigiros responsabilidades políticas y penales, ello no quiere decir que, una vez solventado el principal problema de salvar el mayor número de vidas humanas, tengáis que responder cuando llegue la hora!

Que un Estado moderno como España no sea capaz de ofrecer el número exacto de víctimas de una enfermedad tan devastadora dice mucho de nuestras deficiencias estructurales y negligencias políticas. Primero minusvalorando los riesgos de la pandemia y ahora mostrando una total incapacidad de concretar ese plan de desescalada, precisamente porque se está mintiendo en el número de muertos e infectados reales.

Datos de la OCDE sobre la situación del sistema sanitario de España (Informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico en el año 2017)

Por si esto no fuera suficiente, el gobierno, después de 35 días de arresto domiciliario, basa el diseño del desconfinamiento en los test sobre los que no tiene información, o tiene una mínima información. El propio Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, reconocía ayer mismo, en una de sus comparecencias diarias que “si los datos tienen demasiadas distorsiones las decisiones resultan muy difíciles de tomar”.

Por otra parte, tal y como se puede apreciar en los cuadros adjuntos, nuestro país se está enfrentando a esta catástrofe con un importante déficit de inversión en Sanidad respecto a los niveles de la Unión Europea. El esfuerzo público representa el 71% de todo el gasto sanitario, cifra muy inferior al 79% que arroja la media de la Unión Europea, mientras que el gasto directo de las familias representa un porcentaje mucho mayor.

El Plan Presupuestario 2020 que el Gobierno ha remitido a la Comisión Europea en cumplimiento de la normativa comunitaria contempla, entre otras lindezas como la conocida “mochila austriaca”, un ahorro de 250 millones de euros para el próximo año, en materia de gasto farmacéutico. Así, se estima que la implementación de estas medidas suponga ahorros de 50 millones de euros y 200 millones, en 2019 y 2020 respectivamente”.

No nos engañemos, pero, sobre todo, que nadie trate de seguir engañándonos, porque estas cifras son las mismas que figuran en los planes presupuestarios presentados en Bruselas. Es verdad que el gobierno de Pedro Sánchez prometió elevarlos y, de hecho, en el acuerdo de gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos se recogió la necesidad de revertir la situación, pero no es menos cierto, que a la fecha de hoy nadie lo ha hecho y, dada la actual crisis y la nueva prórroga presupuestaria – se sigue gobernando con los presupuestos del PP, rechazados en su momento por el PSOE -, parece muy poco probable, por no decir imposible que se vaya a cambiar nada de lo entregado documentalmente. De todo ello, lo má grave del informe de la OCDE, es la temporalidad existente entre los sanitarios de los hospitales españoles, con un 30% de los empleados con contrato temporal en ese año 2017, frente al 27% que había en 2012. Yo mismo, desde que recibí mi segundo infarto agudo de miocardio, no he sido capaz de realizar una sola revisión anual con el mismo cardiólogo o cardióloga, hasta el extremo de estar citados en cierta ocasión para la revisión anual y quedar anuladas todas las citas hasta nuevo aviso por la sencilla razón de que no había cardiólogos en el Hospital Valle del Nalón.

Cuando estoy redactando mi diario de hoy, 18 de abril, me llega la triste noticia del fallecimiento de dos médicos por coronavirus, el jefe del Servicio de Digestivo del Complejo Hospitalario de Albacete, Ricardo Pérez Flores, y el doctor Jesús Vaquero, jefe de neurocirugía del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, a los que hay que añadir los 26 muertos anteriores, en muchos casos por el uso de material defectuoso, y los 19.400 sanitarios infectados.

Hace unos días, el CIS de Tezanos, el hombre que jamás acertó una sola encuesta electoral desde que empezó su labor de la mano del extodopoderoso Alfonso Guerra, lanzaba una estadística diciendo que el 90% de la ciudadanía llevaba bien el confinamiento y que el 97,3% apoyaba las medidas del gobierno para frenar la crisis. Al principio no entendía yo para que querría el gobierno una estadística con esos resultados tan abrumadores, pero después, al leer la pregunta de si se estaba de acuerdo en prohibir los fake news para remitir exclusivamente la información de la pandemia a las fuentes oficiales me dí perfectamente cuenta de que el Gobierno lo que pretende no es la prohibición de los bulos, sino tener la patente en la difusión de los mismos. En definitiva, lo que pretende es cerrar la boca a los que no les bailan el agua, llegando a tal grado de desfachatez que, incluso  ministros y altos dirigentes del PSOE se permiten el lujo antidemocrático de remitir cartas con membrete oficial del partido a sus militantes para que denuncien a aquellos que pongan reparos a los procederes del gobierno sanchista.

Es verdad que la pandemia ha permitido que aceptemos una intervención del Estado en nuestras vidas que jamás no habríamos tolerado en condiciones normales. A fin de cuentas – dicen – es por nuestro bien. Puede ser hasta comprensible, pero no es menos cierto que el poder es invasivo y, aunque siempre nos asegure tener buenas intenciones, la realidad suele ser muy distinta, entre otras cuestiones, porque cuando el poder que cedes es un poder que concedes, y ese poder al que renuncias no se vuelve a recuperar con facilidad. Es decir, aquello que se admite en una situación excepcional acaba convirtiéndose en una nueva normalidad. No quisiera yo hacer una mirada retrospectiva hacia los años 70 cuando gritábamos en nuestras manifestaciones aquello de “más escuelas y menos policías” por otro de “más policías y menos escuelas”.

En una rueda de prensa celebrada ayer, responsables de seguridad informaron que quien más propuestas de sanción acumula en aplicación de la ley mordaza, son las policías locales, con 250.750 actas levantadas desde que el Consejo de Ministros decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo. Le sigue la Guardia Civil, con 169.940, y luego la Policía, con 156.813 propuestas. Los Mossos d’Esquadra, por su parte, han tramitado ya 48.254 actas y la Ertzaintza otras 7.705. (La Vanguardia, 18 de abril de 2020)

¿Es casualidad que el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, tenga abierta una investigación sobre si las fuerzas de seguridad están actuando de forma “correcta y proporcional” al sancionar los posibles incumplimientos del confinamiento contra la expansión del coronavirus, cuando, desde su inicio, los agentes llevan impuesto más de 635.000 multas, donde incluso la propia Abogacía del Estado está hablando de un uso excesivo de este recurso?

Son las 20,00 horas cuando anuncian la comparecencia del presidente del gobierno en televisión. Con su acostumbrada lectura por el telepronter, el presidente comienza asegurando que “los españoles son los ciudadanos occidentales que con más rigor han cumplido las limitaciones a la movilidad”, pero, no obstante, sigue pidiendo más esfuerzos para ampliar el estado de alarma hasta el 9 de mayo. Y pese a que ha dicho que aún no podremos levantar las medidas generales de desconfinamiento que se conoce como desescalada, los niños si podrán salir con ciertas medidas de seguridad teniendo en cuenta la opinan también de las comunidades autónomas: “Tras consultar con especialistas en psicología infantil y pediatría, los expertos consideran que es posible aliviar el confinamiento de los niños a partir del 27 de abril”, aunque sin precisar, en qué consistirá esa flexibilización, pero dando una oportunidad a los niños y niñas para poder salir de sus casa y poder disfrutar de un rato al día de aire libre, recalcando, eso sí, de ser muy consciente de la realidad que viven muchos niños y niñas, en hogares de 40 o 50 metros cuadrados, y de su necesidad de “salir a la calle a oxigenarse”.

En este sentido, ha recordado que al igual que han hecho empresas y trabajadores que han vuelto a la actividad, todos pueden contribuir a frenar y controlar el virus adoptando medidas de protección, distanciamientos social e higiene y usando mascarillas, aunque sigo preguntando yo si no será preciso pedirlas por internet a Amazon, porque yo no sé dónde se adquieren todavía.

“Con el sacrificio de todo hemos logrado contener la propagación del virus”, ha subrayado Sánchez, quien ha insistido en que “los logros obtenidos aún son insuficientes y frágiles” para levantar el confinamiento de forma absoluta para toda la población. “Los logros todavía son débiles”, ha justificado Sánchez, que ha insistido en que para iniciar “la desescalada” deben bajar las infecciones, extenderse los test y establecer medidas preventivas.

Por ello, ha explicado que el nuevo estado de alarma no será igual y se irá levantando por fases después de que los españoles hayan dado “una lección ejemplar” y hayan sido “los ciudadanos occidentales que con más rigor han cumplido las restricciones”.

Sánchez ha aprovechado para pedir la colaboración con los partidos de la oposición, las comunidades autónomas y agentes sociales. “Solo hay camino, consenso diálogo y unión” ha afirmado. Así ha anunciado que la próxima semana tendrá reuniones con todos ellos para tratar de llegar a consensos.

El presidente del Gobierno también ha avanzado que la retirada de las medidas de confinamiento podrá ser “diferente” en función de las situaciones de los territorios, y no tendrá que darse una respuesta “homogénea” como lo fue la implantación del estado de alarma.

Además, ha defendido que la salida de la crisis no tiene por qué ser simétrica, como lo fue la respuesta “uniforme” y con los “máximos niveles de exigencia” para hacer frente a la pandemia que tenía por objetivo atajar las crisis, especialmente allí “donde más duramente estaba golpeando”.

El presidente ha advertido, no obstante, que, si se advierten “retrocesos”, se revisarán las decisiones y se reaccionará con nuevas medidas.

Según ha detallado, la reconstrucción debe abarcar cuatro ámbitos: reconstruir y reforzar el sistema sanitario; el segundo, de ámbito económico, incluirá propuestas de acciones financieras, fiscales y administrativas para reconstruir y relanzar el tejido empresarial y los sectores más afectados por la pandemia (la industria, el turismo, la hostelería y la cultura), así como la creación de empleo, con “especial atención” a las pequeñas y medianas empresas, los trabajadores autónomos y la economía social.

El tercer ámbito es la articulación de medidas de protección social, y el cuarto, la adopción de una posición conjunta de país ante la negociación en la Unión Europea.

“No hay porvenir sin unión. La misma tarea que tenemos en España la tenemos que exigir fuera”, ha remarcado Sánchez, para asegurar que la postura del Gobierno de España con respecto a Europa es “firme”. “Europa somos todos y ahora es el momento de demostrarlo”, ha incidido.

El presidente ha indicado que las reuniones con los líderes europeos están empezando a dar sus frutos, aunque en ocasiones suponen un “pulso tenso”, y ha señalado que “sería imperdonable” que la Unión Europea no estuviera a la altura de las circunstancias.

“España no debe quedar desprotegida y Europa no debe permitir que el populismo extienda su mensaje de odio hacia la Unión. Nos vamos a recuperar. Igual que comenzamos a parar al país unidos, así saldremos adelante, unidos”, ha remachado.

Respecto a la aprobación del ingreso mínimo vital previsto para el mes de mayo, ha remarcado que se trata de un esfuerzo más por no dejar a nadie atrás y un ejercicio de trabajo en tiempo récord, una innovación en política pública, al tratarse de una prestación en un Estado compuesto donde algunas regiones cuentan con una iniciativa similar, lo que añade una complejidad a su diseño.

Hasta aquí, lo dicho por el presidente del gobierno.

Buenas noches y hasta mañana.

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s