DIARIO DE UN CONFINAMIENTO: 28 de abril

28 de abril

Hoy 28 de abril, Día Mundial de la Salud y Seguridad en el Trabajo, cuando inicio el 45 día de mi arresto domiciliario, quiero, antes que nada, recordar a quienes a todos y todas las y los trabajadores que, saliendo de su casa a ganarse la vida trabajando, no han regresado por haber sufrido un accidente laboral, o contraído una enfermedad en el trabajo que acabó con su vida.

Casi tres millones de trabajadores y trabajadoras mueren todos los años a causa de los accidentes y enfermedades laborales, en una gran mayoría debido a la falta de condiciones y medidas de seguridad en el trabajo. Se trata de una pandemia letal, aunque distinta a la que estamos padeciendo del COVID-19 en todo el mundo, que ha causado durante el periodo comprendido entre los años 2010-2020 la muerte de más de 15 millones de personas, algunas de las cuales quedan marcadas en la historia por su magnitud,  como las ocurridas en el edificio Rana Plaza, en Dacca, Bangladesh, el 24 de abril de 2013, donde fallecieron más de 1.300 costureras que fabricaban ropa para empresas como Benetton, Mango, Inditex o Corte Inglés,  al derrumbarse el edificio en el que trabajaban, o  el desastre de Brumadinho en Minas Gerais de Brasil, en el que unos trecientos mineros – todavía no se sabe con certeza cuantos – fallecieron enterrados tras la ruptura de la balsa de residuos tóxicos que acompaña ese tipo de explotaciones.

Por eso, en estos tiempos de pandemia, sirvan mis palabras como homenaje a todas las víctimas laborales y a todas las víctimas del COVID-19, a la vez que de reivindicación de un compromiso  para mejorar, no solo las condiciones laborales, desechando las prácticas esclavistas en muchas partes del mundo, sino, y sobre todo, de infraestructuras sanitarias públicas al servicio de la sociedad  empezando por la protección de todas las personas que hoy velan por nuestra salud y nuestro cuidado, o de aquellas que están trabajando en servicios esenciales, o en las actividades no sujetas a confinamiento. Un compromiso para que el trabajo sea decente, es decir un trabajo saludable con plenas garantías de seguridad y medios adecuados al desarrollo de las tareas encomendadas.

Cuando estoy escribiendo mi diario tengo a la vista el panel del ministerio de Sanidad con las cifras de 23.822 muertos y 210.773 infectados que, si bien es cierto que los datos ofrecidos apuntan a la buena dirección, no es menos cierto que los mismos no responden a la cruda realidad de los datos reales que se están ocultando al pueblo. Desde el inicio de la crisis pandémica venimos asistiendo a un permanente baile de datos desde el ministerio de Sanidad, tanto por falta de claridad, por cambios de criterio y, sobre todo, porque no se ha explicado debidamente a qué obedecen esos vaivenes.

Los datos aportados por las distintas comunidades no se contabilizan de igual forma a lo largo de la crisis. Por ejemplo, desde el 26 de marzo Madrid cambió el criterio de contabilización de casos, de tal manera que se dejaban de hacer PCR a aquellas personas con “cuadros muy típicos”, como la neumonía bilateral y pasaban a considerarlos “casos muy posibles”, pero ya no entraban en la estadística del ministerio de Sanidad al no estar confirmados por una PCR, de tal manera que hasta seis veces se cambió la forma de contabilizar por parte del ministerio. Por otra parte, tal como ha quedado dicho en muchos de mis diarios, las cifras de muertos no responden tampoco a las cifras reales al no estar incluidas los muertos en los pretanatorios, muchos de ellos llamados geriátricos, solo aquellos que mueren en los hospitales.

Fuente: Ministerio de Sanidad (27 de abril de 2020)

En este mismo escenario de mentiras y falsedades, el gobierno español había informado en boca del propio presidente Pedro Sánchez que España era el país del mundo que más test PCR – los más fiables en la detección del coronavirus – había realizado a 23 de abril con 1.035.522 PCR y otras 310.038 pruebas de anticuerpos  (test rápidos), de tal manera que, después de su publicación en el Financial Times tardaron muy poco en salir el presidente Sánchez y su ministro de Sanidad Illa para lanzar un mensaje entusiasta sobre el nivel de pruebas hechas en España. La realidad es que ni el presidente ni su ministro han visto el informe estadístico de la OCDE donde España cae de un octavo puesto al dieciocho lugar, entre Portugal y la República Checa.

Siendo esto que vengo publicando una cruda realidad, sin embargo, no puedo silenciar el carroñerismo que viene mostrando el lider de la organización criminal del PP, Pablo Casado, culpando al gobierno del alto número de muertos en España por el COVID-19, pero este energúmeno se olvida de que es tan (i)responsable como el presidente del gobierno cuando trata de ignorar que España es un país descentralizado con todas las competencias de sanidad transferidas desde hace décadas y que Madrid, por ejemplo, está gobernada desde hace un cuarto de siglo por el PP alcanzando una cifra que casi triplica la media española con 951 fallecidos por millón de habitantes.

El energúmeno este del Casado, con su master récord por la Universidad de Harvard, debe de saber que en el ministerio de Sanidad y todos sus organismos adscritos apenas trabajan 1.200 personas, mientras que de la consejería de Sanidad de la Comunidad madrileña dependen 83.000 trabajadores. Solo la plantilla del Hospital de La Paz de Madrid tiene 6.895 trabajadores, casi seis veces más grande que todo el Ministerio de Sanidad al completo.

Resulta más que evidente, tal y como vengo demostrando desde mi primer diario del 15 de marzo, que el Gobierno de España cometió muchos, muchísimos errores, errores y negligencias en la gestión del coronavirus, tomando muchas decisiones tarde y de manera improvisada, pero ¿Qué hicieron los gobiernos autonómicos de Madrid, Andalucía o Galicia, por ejemplo, donde gobierna el PP? ¿Tampoco se quisieron enterar de lo que estaba ocurriendo desde el mes de enero en otras partes del mundo, como China o Italia? ¿Cuántas iniciativas parlamentarias presentó el PP en el Congreso de los Diputados para interpelar al gobierno de la nación aquella tranquilidad que nos estaban mostrando al pueblo? Para estos carroñeros, lo prioritario en esas fechas eran las elecciones en Galicia y en el País Vasco y, sobre todo, seguir hablando de Venezuela.

“Amo de Israel y del pueblo judío su defensa de la libertad y de la vida. Por eso, uno de mis primeros actos como candidata será el que personalmente estoy organizando sobre el Holocausto”. Ahora, esta señora debe de estar confundiendo el holocausto nazi con la masacre del coronavirus que tiene en su comunidad, por no hablar de la masacre de su admirado estado sionista de Israel contra el pueblo palestino.

Es absolutamente verdad que el gobierno de España infravaloró la epidemia. Nos pasó a casi todos, a mí también. “Creemos que España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado”, decía el 31 de enero Fernando Simón, un epidemiólogo que antes había trabajado para el gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy, como antiguo director del Centro Nacional de Epidemiología y Coordinador de la Unidad de Alerta y Respuesta Sanitaria con la ministra pepera Ana Mato. Pero también es absolutamente cierto que, con fecha 24 de febrero, la OMS advirtió al mundo que la epidemia se iba a transformar en pandemia, aunque dos días después, esto es, el 26 de febrero, en una entrevista en Antena3, la presidenta de la Comunidad madrileña, Isabel Díaz Ayuso, llegó a declarar que “Lo más peligroso ahora es el miedo, más que el propio virus, que normalmente lo que deja como secuelas son síntomas menores incluso que los de una gripe”.  La realidad es que Madrid es la autonomía más rica de España, pero también la segunda que menos invierte por habitante en su sanidad pública. Con la pandemia se han contratado temporalmente a más médicos, pero en enero trabajaban menos sanitarios en Madrid que hace una década, a pesar de que la población ha crecido, señores de la organización criminal del PP.

¿Fue un error mantener las marchas feministas del 8 de marzo? Sin duda, como tantos otros eventos multitudinarios que se celebraron ese fin de semana en Madrid, pero resulta del todo obsceno que ustedes cuestionen ahora esa irresponsable decisión, cuando el PP no solo no se opuso, sino que envió una representación oficial a la manifestación del 8M. Al respecto conviene que recuerde señor Casado que su presidenta en la Comunidad madrileña en la fecha del 11 de marzo estaba radicalmente en contra del confinamiento: “Madrid no se va a cerrar o por lo menos el Gobierno de Madrid no la va a cerrar”, quejándose de las consecuencias económicas que ello acarreaba para Madrid, sin importarle en ningún momento los muertos que podría traer su irresponsabilidad como, desgraciadamente, está ocurriendo. Calculen ahora las cuentas, sin valorar, por supuesto, el coste de una sola vida. Pero es que, también en Andalucía, ese mismo día 11 de marzo el presidente de la organización criminal del PP en Andalucía, Juanma Moreno, no quería suspender la parafernalia anual de la semana santa y su feria de abril.

Sinceramente, señor Casado, haga lo que le salga del pito, pero si tuviera algo de talla de político, muy distinto a su talla de charlatán de mercadillo de lunes en Sama, vendiendo bolígrafos y condones, usted debería de darse una vuelta por nuestro país vecino de Portugal y copiar algo de lo que allí está haciendo la oposición al gobierno – esto también, como no, sería valido para el PSOE cuando son ellos quienes están en la oposición que, más o menos hacen lo mismo que ustedes – poniendo por encima de todo la vida de las personas y el interés general del país.

Aunque usted ostente ese máster récord por la Universidad de Harvard sin haber pisado sus aulas, quiero recordarle que Portugal tiene la cuarta parte de la población que nuestro país y tiene una tasa de mortalidad por el COVID-19 del 3%, mucho más baja que las de España (10%), el Reino Unido (12%) o Francia (15%). ¿Qué ocurrió allí, en el país vecino? Pues, lisa y llanamente, que los portugueses comprendieron de inmediato sus limitaciones y se pusieron a tomar medidas desde el primer momento que tuvieron conocimiento de lo que se presentaba. Es más, el diputado del PSD (partido de la oposición del centro derecha en Portugal), el médico especialista en enfermedades infecciosas, Ricardo Baptista Leite, habla de la solidaridad que han demostrado por ser conscientes de que Portugal tenía que hacer un esfuerzo mayor que otras naciones si quería doblegar la curva de contagios, sin actuar como francotiradores desde la oposición contra el primer ministro Antonio Costa, manifestando que era el momento de colaborar, no de confrontar, y de que públicamente se proyecte una imagen de unidad aunque en privado se hagan llegar al gobierno críticas por la adopción de algunas decisiones con las que no pueden estar de acuerdo. Casi, casi, como lo que vienen haciendo ustedes aquí, en lo que llaman su país por el mero hecho de ponerse una corbata negra y una banderita en la pulsera del reloj para decir que son más patriotas que aquel caudillo por la gracia de dios.

Hay políticos que están llamados a pasar a la historia y a tocar la gloria y la grandeza en momentos críticos para la humanidad; otros simplemente serán olvidados u ocuparán un diminuto rincón en alguna página perdida, donde quedarán retratadas para la eternidad sus mezquindades, sus pequeñeces, sus escasas cualidades profesionales y personales. Entre los primeros estará sin duda el líder de la oposición portuguesa, Rui Rio (PSD), quien en los últimos días ha dado toda una lección de integridad, de estatura como estadista y de valor patriótico de verdad. Mientras en España algunos se dedican a conspirar, a tramar en la sombra, a urdir mentiras y a fabricar montajes y bulos para erosionar a un Gobierno que hace lo que puede en medio del infierno en la Tierra.

Mire, señor Casado: usted y sus consiglieri que tanto les gusta hablar de patriotismo deben de saber que la moral hay que esgrimirla cuando se está en la oposición, y la política, cuando se está en el poder.

Es por eso que se sorprenderá ver a líderes de la oposición en un país tan cercano – no solo geográficamente – como Portugal que, cuando hace mes y medio el primer ministro socialista António Costa pidió en el Parlamento medidas excepcionales para afrontar la crisis del coronavirus, obtuvo todo el apoyo del líder conservador Rui Rio: “Señor primer ministro, haremos todo lo que podamos para ayudarle. Le deseo coraje, nervios de acero y mucha suerte. Porque su suerte es nuestra suerte”, pero la lección de patriotismo por parte  Rui Rio ha ido mucho más lejos, pues ha enviado una carta a sus militantes en la que expresa que criticar al Gobierno no es patriótico: “Lamentablemente, en la vida política no siempre se da esta unión contra el enemigo común, pues no es raro que aparezcan los que no resisten la tentación de intensificar los ataques al gobierno de turno, aprovechándose partidariamente de las fragilidades políticas que la gestión de una realidad tan compleja acarrea. En mi opinión esa no es, en este momento, una postura éticamente correcta. Ni tampoco una posición patriótica”.

Las autoridades turcas han entregado a España restos atribuidos a militares españoles fallecidos en el accidente del Yak-42, ocurrido en la ciudad turca de Trebisonda el 26 de mayo de 2003, hace más de 16 años. En concreto, se trata de un fémur y de 23 frascos con restos humanos que Turquía considera que pueden pertenecer a los españoles fallecidos en el siniestro. (El Mundo, 18 de diciembre de 2019)

Por cierto, señores representantes de la organización criminal del PP. ¿Se acuerdan ustedes de aquella historia de la identificación de los 62 cadáveres de los militares españoles que fallecieron en el accidente del avión Yak-42 en Turquía en el año 2003 que ha pasado a la historia como una prueba más de la escasa moral de unos dirigentes políticos y mandos militares que trataron de ocultar la verdad para cerrar lo antes posible un caso frente al sufrimiento de los familiares de las víctimas? ¿Se acuerdan de la actuación de aquel nefasto ministro de Defensa, Federico Trillo, plagada de engaños, artimañas y presiones para desviar el foco sobre su responsabilidad y la actuación de su gabinete, con toda una parafernalia con honores y desfiles para pasar página, ante la insistencia de los familiares mediante recursos judiciales y la publicación en varios medios de comunicación del acta turca, firmada por los generales Vicente Navarro y José Antonio Beltrán, donde se recogía que 30 cadáveres no fueron identificados, haciendo posible la reapertura judicial y la condena de tres militares? ¿Se acuerdan de la exhumación que dio prueba de la ignominia de los responsables de Defensa, confundiendo a un sargento de piel blanca con el cuerpo de un cabo primero de piel negra, llegando a meter restos de tres cuerpos diferentes en un solo féretro? En fin, como este asunto y otros, donde ustedes fueron partícipes directos, como el Arena Park de Madrid tienen mucho de que hablar a la hora de que ustedes vengan dando lecciones de moralina, ética y todo un Espasa de estupideces, lo dejaremos para comentarlos más amplia y detalladamente, pero, vuelvo a repetir, para que se vea también las actuaciones de los unos y de los otros, según estén en el gobierno o estén en la oposición. Desde mi punto de vista, a la misma altura de impresentables. En cualquier caso esto solo es un trailer de la película que vamos a ver. Esperen a que llegue la segunda parte de la catástrofe con recortes, agujeros, rescates y un 15-M de la extrema derecha del PP.

Buenas noches y hasta mañana. Salud y República.

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DIARIO DE UN CONFINAMIENTO: 28 de abril

  1. Jose Fernandez dijo:

    Mensaje para Anton
    Que entre en la página http://www.javierroyuela.com

    José Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s