MIENTRAS OTROS LADRAN, CUBA RESISTE.

Otra imagen fuera de contexto circula en redes sociales a propósito de las protestas en Cuba: se trata de una foto de la Agencia EFE que, en realidad, muestra una masiva manifestación independentista en Barcelona en 2018.

Era el turno de Cuba. Parecía obvio que, tras las campañas orquestadas contra Venezuela, Bolivia o Nicaragua, la siguiente en la agenda del imperio iba a ser contra la isla caribeña. Y digo bien lo de campaña orquestada, porque, aunque disfrazada bajo el titular de “revuelta espontánea”, uno tiene ya callo duro de tanta propaganda gobbeliana con la que todos los días nos acosan desde esa prensa libre occidental, cuyos “amos” son los mismos que controlan este mundo globalizado.

Cuando todos los medios de comunicación patrios o matrias, deberían de estar informando sobre las nuevas corrupciones descubiertas al rey emérito, ahora convertido en traficante de armas y socio del tristemente famoso Adnan Khashoggui, después de conocerse que ambos amasaron sus colosales fortunas vendiendo armas a las más feroces dictaduras del mundo, a la vez que robando a manos llenas de los contratos del Estado, resulta que el mayor problema de España sigue siendo la situación en Cuba.

Carta firmada por Fidel Castro para Antón Saavedra, el año 1992.

Pero, la megacampaña orquestada contra Cuba, no es una más de las que se conocen por el mundo y contra la propia isla, sino que tiene muchos más ingredientes, respondiendo la misma a todo un montaje sincronizado de tal envergadura que se requieren muchos cientos de millones de dólares, más que suficientes para dar de comer a todo el pueblo cubano durante unos cuantos años. Una operación que cuenta con donantes excepcionales, fundaciones de partidos políticos, mecenas, empresas trasnacionales y agencias gubernamentales: desde el magnate judío húngaro, George Soros, pasando por la Fundación FAES de la organización criminal del PP, o la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID).

Ocurre, lisa y llanamente, que la mafia miamense y las élites mundiales no pueden soportar que la Cuba bloqueada desde hace más de sesenta años siga dando ejemplo de dignidad y eficiencia, tal como si pareciera un milagro. Sus campañas sanitarias de solidaridad efectiva por distintos países del mundo, o el desarrollo de sus propias vacunas contra la Covid-19 – Soberana y Abdala -, es lo que les hace revolverse en su malicia capitalista.

Dios los cría y la CIA los junta en Miami, podría titularse la reunión mantenida en el mes de mayo de 2021 por un grupo de mafiosos al servicio de la CIA bajo el patrocinio de una de sus tapaderas (Instituto Interamericano para la Democracia), entre los que había jefes de estado, empresarios, reconocidos terroristas, miembros de organizaciones mercenarias dedicadas a la tarea de la confusión, y personajes que forman parte del aparato mediático contrarrevolucionario para diseñar y poner a punto los atraques y ataques proyectados contra Cuba.

 
Un vídeo que se ha hecho viral muestra en realidad una dramatización durante una ceremonia religiosa en Puerto Rico y no a tres hombres disparando a un joven en las protestas que tienen lugar en Cuba. El material circula al menos desde 2015.

Para nadie es un secreto la activa presencia de una red contrarrevolucionaria en Cuba, incitando al odio, propiciando incendios y auspiciando saqueos, repitiendo el patrón de provocaciones que han practicado durante muchos años en Venezuela. El violento tono que están adoptando los voceros de Miami dentro de Cuba no es reportado sólo por el gobierno, sino por otras fuerzas de la oposición que denuncian la irrupción de nuevas camadas de los viejos gusanos, de tal manera que, observando las propuestas que propagan esos grupos, salta a la vista la promoción de un brutal modelo capitalista monitoreado desde Florida. Estas protestas callejeras son normales en América Latina, pero su irrupción en Cuba ha generado un inusual impacto por las consecuencias de esas marchas para el futuro de la región. Movilizaciones significativas, pero no multitudinarias – en su mayoría no se corresponden con La Habana, sino que son manipuladas desde Miami -, sin víctimas ni destrozos de significación fueron difundidas con títulos catastróficos, pero en las mismas pantallas y diarios apenas se menciona el asesinato habitual de manifestantes en Colombia, los disparos para cegar jóvenes en Chile o el brutal apaleamiento de los que protestan en Perú.  

Una fotografía que se ha masificado en las redes sociales no muestra una masiva protesta en el malecón de La Habana, sino a miles de egipcios marchando en 2011 contra el régimen de Hosni Mubarak.

Cuba no es solo una referencia política y moral, una retaguardia estratégica o un motivo de orgullo, sino que también es un país real y concreto, con sus sufrimientos y sus malestares. Es verdad que la pandemia y el derrumbe de la economía han potenciado en Cuba el mismo descontento que se verifica en todas las partes del mundo, pero no es menos cierto que estos dos terribles agobios del último año han sido terriblemente agravados por el permanente bloqueo yankee, y como no con la falta del turismo en la isla, su principal fuente de ingresos. Ningún otro país afronta el Covid y la recesión con una restricción tan brutal para adquirir alimentos, medicamentos o repuestos, debiendo pagar costosos fletes o seguros para conseguir financistas dispuestos a lidiar con las sanciones de Estados Unidos. El propio presidente Biden, después de desplegar una campaña electoral macartista en Florida, sigue manteniendo, al igual que su antecesor Trump, la tipificación de Cuba como estado terrorista para seguir acentuando el cerco sobre la isla.

Se trata, en definitiva, de reconvertir a Cuba en el prostíbulo que era bajo Batista, volviendo a la pobreza y la ignorancia de antes de 1959. Ni siquiera disimulan su odio hasta el extremo de pedir abiertamente la invasión de los marines, incluyendo los ataques aéreos similares a los perpetrados en Panamá o en la ex Yugoslavia, tal como llegó a sugerir el corrupto alcalde de Miami, Francis Suárez, no en vano la burguesía afincada allí conforma un segmento de gran influencia en el establishment estadounidense, estando totalmente integrada en la estructura del imperio.

 

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MIENTRAS OTROS LADRAN, CUBA RESISTE.

  1. Koldobika dijo:

    Eres GRANDE ANTÓN : estamos hartos de DENUNCIAR los actos TERRORISTAS contra nuestra querida Cuba a la hemos ayudado desde nuestras Cooperativas de muchas formas…
    Ahora la GUERRA la tenemos en nuestra CASA con las “vacunas” cargadas de elementos MORTALES y que sirven para que las RADIACIONES incrementadas con los móviles de Quinta Generación y la Radio Actividad ambiental nos cause MAS MUERTES…proyectadas por nuestros TERRORISTAS que están “gobernando” con PUCHERAZOS y ABSTENCIONES que les hacen MILLONARIOS como a la INFECTADA CASA REAL…
    El NEGOCIO es el Tráfico de Armas, de DROGAS, de SERES HUMANOS, de FÁRMACOS y de MERCENARIOS A SUELDO… delante de nuestra cara…
    No espero VIVIR muchos años y mis hijos o nietos tampoco… porque les tratan de ESTERILIZAR…y sus padres les llevan al MATADERO creyendo que les “inmunizar”… ¿contra qué “enemigo”…?
    Cuidaros mucho y recibe mi abrazo y otro para Irma…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s