¡¡¡NO A LAS GUERRAS¡¡¡

La imagen era el mensaje. A menos de 200 kilómetros de la frontera con Rusia, en la base de la OTAN de Adazi, en Letonia, rodeado de soldados españoles y canadienses y con varios carros de combate a sus espaldas, el presidente español, Pedro Sánchez, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el primer ministro letonio, Artur Krišjānis, han coincidido en una fuerte advertencia a Vladímir Putin: todos los países defenderán unidos hasta el último centímetro del territorio del Tratado del Atlántico Norte, y eso incluye las tres repúblicas bálticas

Después de casi tres meses sin poder ponerme delante de un ordenador, debido a mi enfermedad de columna que me dejó inmovilizado en la cama, hoy, en pleno aprendizaje para volver a andar, vuelvo a asomarme a las páginas del periódico para tratar sobre la guerra que se viene librando entre las dos exrepúblicas hermanas de la URSS: Rusia y Ucrania.

Pero, antes de entrar en materia, debo de reconocer que me resulta muy difícil, por no decir imposible, comprender este conflicto aduciendo únicamente a consideraciones de índole personal, idiosincrasias caracterológicas, cualidades demoniacas o pasados imperiales o autoritarios redivivos y siempre útiles para no pensar políticamente el presente, como también me resulta mucho más difícil todavía comprender, a las sectarias exposiciones de los OTAN-broters que aparecen en los distintos medios de comunicación mediante la imputación de la predilección por uno u otro bando a una u otra descripción de los hechos que no coincide con la propia.

No obstante, comenzaré manifestando que soy un admirador del pueblo soviético, incluida, lógicamente, su antigua república de Ucrania en donde me cabe el honor de haberla visitado en tres ocasiones, concretamente su cuenca minera del DONBBAS, donde hice varios amigos, alguno de ellos asesinados en la guerra que estalló allí en 2014, con miles de muertos,  por lo que pienso que esos  insulsos cartelitos del NO A LA GUERRA llevan 8 años de retraso, porque la guerra global que se viene librando ya comenzó hace mucho tiempo. Otra cuestión es que los medios de comunicación de los que nos alimentamos, decidan qué tiempo hace, o qué conflictos existen o no existen, pero son muchísimos rincones del mundo los que desde hace años están en guerra y son invisibilizados debido a qué los intereses económicos que hay detrás favorecen a la alianza occidental USA-OTAN. ¿Cómo es posible que Yemen, “la peor y más grande catástrofe humanitaria del mundo”, según el informe PNUD de la ONU, con cerca de 400.000 seres humanos muertos no haya merecido una sola línea en los medios de comunicación? ¿Existe Palestina o ya acabaron con ella los sicarios del Estado sionista de Israel? ¿Saben algo de la guerra que vienen librando nuestros hermanos saharauis contra Marruecos, apoyado por el sionismo del Estado de Israel y los EE.UU. ¿Alguien ha oído algo de la guerra del COLTAN donde su extracción, ha provocado un largo conflicto bélico interno en la República Democrática del Congo que, desde 1997 hasta nuestros días, ha causado más de cinco millones de muertes?

La crisis de los misiles de Cuba es como se denomina el conflicto entre los Estados Unidos, la Unión Soviética y Cuba en octubre de 1962, generado a raíz del descubrimiento por parte de Estados Unidos de bases de misiles nucleares de alcance medio de origen soviético en la isla cubana.En Rusia se le denomina Crisis del Caribe, mientras que en Cuba se le llama Crisis de octubre.1Fue una de las mayores crisis entre ambas potencias durante la Guerra Fría donde más cerca se estuvo de una guerra nuclear, junto al Bloqueo de Berlín, los ejercicios Able Archer 83 y el derribo del Vuelo 007 de Korean Air.

Volviendo al tema concreto que nos ocupa, con la caída del muro del Berlín, allá por noviembre de 1989, se daba por finalizada la denominada “guerra fría” que durante tiempo mantuvo en vilo a la población mundial, de tal manera que todo lo que estamos leyendo y escuchando estos días sobre la crisis en Ucrania recuerdan mucho a la tensión que se vivió con la crisis de los misiles cubanos en 1962, una crisis que supuso el episodio más tenso de la Guerra Fría, entre EE.UU. y la URSS. Desde el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 la tensión era creciente, y en 1961 Kennedy intentó invadir Cuba a través de un desembarco de disidentes entrenados por la CIA en Bahía de Cochinos, resultando la operación todo un fracaso, por lo que Estados Unidos decidió poner en marcha la Operación Mangosta, para hacer caer al régimen de Fidel Castro a través de la guerra económica y de otras operaciones militares encubiertas, apareciendo la URSS en apoyo del pueblo cubano, aprovechando su líder, Nikita Kruschev, la coyuntura para instalar allí misiles de alcance medio en respuesta a los que EE.UU. tenía en Turquía y la República Federal Alemana.

Rusia es el país con la mayor reserva de gas de todo el mundo. Las instalaciones en la península de Yamal, en el norte del país, poseen unos 4,9 billones de metros cúbicos de reservas de gas. Este número duplica el total de las reservas de la Unión Europea, que tiene 1,9 billones. Esto hace que Europa sea el principal importador de gas ruso. De acuerdo con el informe anual de 2020 de BP, el 37% (más de un tercio del total) del gas que importa la Unión Europea procede de Rusia. Por otro lado, Rusia vende el 85% de sus reservas de gas a la UE. Según Eurostat, España se encuentra entre los diez países que más gas importan, pero no lo trae de Rusia, sino que lo recoge de Argelia. Según los datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) en noviembre de 2021, el 10,7% de las importaciones de gas natural a España procedían de Rusia, frente al 35% que llegan de Argelia.

A poco que exploremos los antecedentes de la situación, por poco que seamos capaces de situarnos en el lugar del otro, veremos que el principal pecado cometido por Putin, si asi se le puede calificar, radica en haber sacado a su país de la condición de estado fallido a la que lo había arrojado un Boris Yeltsin, que sus posiciones son esencialmente defensivas y preventivas aun cuando, al tratarse de un país tan grande, su política afecte a muchos territorios, aunque todos próximos a sus fronteras. Una somera consulta de las hemerotecas desvela la machacona insistencia de Putin a lo largo de los últimos veinte años en la necesidad de que todos los países influyentes respeten la legalidad internacional. En que sólo si se construye un orden internacional multipolar que no contemple el monopolio de un país o de sus afines, en la definición de los criterios políticos, militares y económicos vigentes puede crearse una comunidad internacional de paz. En que solo si se respeta el derecho de todos los países a vivir con seguridad, puede evitarse la vandalización del mundo. Putin insistía, por ejemplo, en la sonada conferencia de Múnich de seguridad de 2007, en la importancia de que estos argumentos no acabaran ahogados en protocolos formales y buenas palabras, sino que fueran tomados en serio pues de ellos dependía la posibilidad de crear un orden internacional civilizado, pero los países de la OTAN se reservan para sí el derecho a vivir sin amenazas nucleares, provocando cambios de fronteras sin respetar la legalidad internacional y reconociendo la separación de Kosovo del territorio de Serbia en 2008. Bombardean países sin el respaldo de Naciones Unidas como sucedió con Serbia, Libia o Iraq, legalizando grupos nazis en sus territorios para usarlas contra Rusia.

La fotografía que encabeza esta nota es de uno de los destacamentos del Batallón Azov, fuerza paramilitar integrada mayoritariamente por militantes de las organizaciones de extrema derecha ucrania como Pravy Sector y Svoboda, movimientos que fueron protagonistas del derrocamiento del gobierno de Viktor Yanukovich a inicios de 2014, y que en los años posteriores han llegado a ser incorporados como dependientes del Ministerio de Asuntos Interiores del país, y cuentan con importantes redes financieras ucranias e internacionales, entre otras, vaya paradoja, la del magnate judío Ihor Kolomoisky. Son parte de las fuerzas paramilitares y militares que combaten contra las milicias en el este de Ucrania, levantadas en aquella parte del país notoriamente más inclinada a una alianza con la Federación Rusa y no con la Unión Europea, y que resisten ante la avanzada de una extrema derecha que no ha hecho sino crecer en la parte occidental del país y Kiev, la capital, donde se hizo conocida como “Euromaidán” la insurrección y derrocamiento de 2014, motivado precisamente por la suspensión que había hecho el gobierno de Yanukovich del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Ucrania.

La cuestión es que, hoy por hoy, después de aquel desgraciado periodo del Boris Yeltsin, el gigante euroasiático, echando mano de las inmensas riquezas que esconden sus entrañas en sus millones de kilómetros cuadrados de territorio, lograba tener con los beneficios obtenidos el ejército más fuerte del mundo, y el más avanzado en tecnologías punta en todas las áreas.

Es decir, solo la cerrazón y la intransigencia de unos dirigentes occidentales de USA-OTAN que no han sabido, en primer lugar, valorar el enorme poder militar de Rusia, hasta resultar del todo ridículo la propaganda bélica en los medios de comunicación otánicos cargándole a Putin una derrota a manos del presidente Zelenski, cuando en manos del mandatario ruso está el poder destruir toda Ucrania en solo unos minutos si quisiera utilizar su arsenal de última tecnología, y en segundo, la línea roja que representa el hecho, absolutamente letal para Rusia, del ingreso de Ucrania en la OTAN con la seguridad absoluta del despliegue de misiles balísticos nucleares de rango intermedio en su territorio, a cinco o seis minutos de vuelo de Moscú.

Imbuidos del grandonismo que les caracteriza de auténticos matones, los yankees no podían prever, o no quisieron, entrar en razón cuando Putin les pidió públicamente garantías de que aquel escenario macabro que se proponía desde la OTAN jamás podría ser aceptado. ¿Cómo va a ir este pobre diablo ruso, medio comunista, a la guerra con nosotros, la toda poderosa OTAN?

Pero, Putín fue, no a la guerra abierta pero sí a la destrucción del ejercito ucraniano y la defenestración del gobierno neonazi que lo dirige. Y ahora a la OTAN no le queda otro remedio que implementar una vergonzante y perversa campaña de desinformación y propaganda que da vergüenza ajena… ¡¡¡ Que malos son los rusos, que masacran hospitales de niños, y que malo es el diablo Putin que, además está loco ¡¡¡

Una cuestión debe quedar muy clara: echando gasolina al fuego, esto es enviando armas – algunas de las cuales en manos de los traficantes – solo se logra prolongar la agonía. Solo una negociación de la UE y Ucrania con Putin, puede parar la catástrofe de la guerra.

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s