¿SON NECESARIOS LOS SINDICATOS?

«Ni nos domaron en el pasado, ni nos domarán, ni nos van a domesticar», sentenció ayer Marcelino Camacho, el fundador y líder de CC OO en la transición, en un acto de investidura doble como doctores honoris causa por la Universidad Politécnica de Valencia, que volvió a reunirlo con su homólogo al frente de UGT, Nicolás Redondo. Una ceremonia que se convirtió a todas luces en un homenaje, en sentido estricto, al papel realizado por ambas centrales en el periodo constituyente de la joven democracia española. Así lo certificó el jefe del Ejecutivo autonómico valenciano, el popular Eduardo Zaplana, quien mostró  «el profundo reconocimiento de la Generalitat valenciana» hacia las figuras de ambos  «por lo que han significado en la conquista de las libertades y la democracia»y destacó «el papel de los sindicatos en la recuperación democrática de España, por encima, incluso, de los partidos'»(EL PAIS, 13 de diciembre de 2001)

Una cuestión debe de quedar muy clara de antemano: si no existiesen los sindicatos habría que inventarlos, pero más claro debe quedar todavía que los sindicatos siempre serán lo que quieran que sean los propios trabajadores a través de una necesaria participación en sus órganos para que, al final, no queden transformados en meras correas de transmisión de los partidos políticos, cuando no como meros apéndices gubernamentales o patronales. ¿Qué hubiera sido del movimiento obrero en el mundo sin los sindicatos? ¿Cómo se hubieran enfrentado los trabajadores a la burguesía para arrancarles sus conquistas sociales, muchas de las cuales se están perdiendo en la actualidad?

Al final, los sindicatos no son más que los trabajadores organizados y que en estos momentos la movilización, en especial la huelga, es difícil porque en los momentos de crisis como el actual, en un momento de precariedad ascendente, los trabajadores tienen miedo. Y ya es conocido que el miedo es la mejor herramienta en manos del capitalismo para seguir explotando a la clase trabajadora.

Por otra parte, la implantación de las políticas neoliberales de los Ronald Reagan y la Margaret Thatcher han servido, entre otras cuestiones, para ir disminuyendo el poder sindical, recurriendo, para ello, a la eliminación física de miles de sindicalistas, caso concreto de Colombia, donde han sido asesinados más de 2.500 sindicalistas durante los últimos veinte años a manos de paramilitares de extrema derecha o fuerzas del propio Estado.

En efecto, no corren buenos tiempos para la lucha obrera. De eso no cabe duda. Ni siquiera es necesario volver la vista a los cascotes de la URSS para convencernos de ello; basta con dirigir la mirada hacia nuestros vecindarios, donde los trabajadores y las trabajadoras mayoritariamente son incapaces siquiera de reconocerse en su condición de agentes clasistas, hasta el punto de que el capital ha dispuesto las cosas de tal manera para que las clases, precisamente por las condiciones que les implican como clases, renieguen de su propia identidad.

El ex sindicalista José María Fidalgo, secretario general de Comisiones Obreras durante muchos años, asistió al lanzamiento del segundo libro de Aznar y a la presentación de Isabel Díaz Ayuso como candidata popular a la Comunidad de Madrid. Y va estar ahora en Barcelona, en el primer acto de campaña de Cayetana Álvarez de Toledo como número uno del PP al Congreso por esa provincia. En otro orden de cosas fue presidente de la ponencia sobre pensiones en el congreso del PP. (ECD Confidencial, el 12 de abril de 2019)

Por una parte, si la asunción del marco “socialdemócrata” tras la II Guerra Mundial se saldó con la descomposición del movimiento obrero clásico, la tendencia “neoliberal” hacia la diferenciación de las aptitudes productivas en el interior del proletariado parece haber dado la puntilla final a sus aspiraciones revolucionarias, donde los vínculos de la solidaridad han quedado gravemente dañados, como queda confirmado al observar el que la acción sindical haya ido acotándose cada vez más, reduciendo su capacidad de incidencia y faltando a la vocación universal que antaño la acompañara para tornarse más y más sectorial, donde incluso el ser asalariado no solo no es impedimento, sino que en ocasiones es el detonante para el surgimiento de actitudes más reaccionarias.

El sindicato UGT prepara la renovación de su cúpula tras unos años en los que la corrupción ha sido la gran protagonista de la actualidad ligada con esta organización que, bajo la dirección de Cándido Méndez, ha estado situada en el centro de numerosos fraudes que han acabado en los tribunales. El caso de los falsos prejubilados en los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de Andalucía y el fraude en los cursos de formación han sido los dos grandes escándalos que han puesto sobre la mesa la falta de pudor de algunos de los líderes sindicales a la hora de cruzar la línea roja que separa lo legal de lo ilegal, caso concreto de José Ricardo Martínez (responsable de UGT- Madrid), usando las “tarjetas black” de Cajamadrid o en cobrar sueldos que en algunos casos han llegado a superar los 300.000 euros anuales, en la foto adjunta junto con Cándido Méndez (Agencias, 24 de noviembre de 2015)

Una simple cifra lo dice casi todo: solo un 12,5% de las personas asalariadas en España están afiliadas a un sindicato, según el último informe de la Organisation for Economic Co-operation and Development (OECD). En 2009, el porcentaje de población trabajadora sindicada era del 18,3%, lo que implica que en la última década la cifra ha bajado progresivamente hasta colocarse a la cola en el índice europeo de afiliación sindical, pese al aumento de precariedad e inseguridad laboral que caracteriza el mercado de trabajo en nuestro país.

Es en este desalentador escenario donde se encuentra el movimiento obrero a la hora de llevar a cabo una acción política «progresista». Pero no se trata en exclusiva de un conflicto de valores, sino de una batalla que se extiende al ámbito científico, no debiendo de ignorar en ningún momento que no existe mayor signo de vitalidad para la burguesía el hecho de que la clase trabajadora se deniegue de si misma, mediante la impugnación general del conocimiento científico, el acceso a las leyes que rigen su entorno y comportamiento.

Un hombre que ha sido Secretario General de CCOO durante más de 12 años. Que dirigía el sindicato aquel 14-D en que se produjo la primera gran Huelga General de la democracia. Que fue luego diputado socialista durante las dos legislaturas de Zapatero. Ese Antonio Gutiérrez, de extracción trabajadora y de estudios universitarios tardíos, no merece unas cuantas reseñas cuando, a sus 67 años, lee su tesis doctoral ante un tribunal universitario, que termina concediéndole un Sobresaliente Cum Laude. Pero es que, además de estas consideraciones, la Tesis de Antonio es una tesis para la polémica y el debate que tenemos por delante. Resulta que todas y cada una de las reformas laborales han tenido un mismo argumentario y se han justificado en combatir las rigideces del mercado laboral español. Sin embargo, las rigideces de un empresariado acostumbrado al beneficio fácil, al pelotazo y a la escasa inversión productiva, nunca han sido puestas en cuestión.

Pero tampoco basta con afirmar la facultad de conocer. Es preciso ejercerla o, mejor dicho, ponerla en práctica, resultando el mejor síntoma de la mejoría del movimiento obrero la recuperación de órganos políticos dedicados a la investigación científica, porque sin ella, la elaboración programática, como paso previo e imprescindible a la de exposición del proyecto político a la clase, se encallaría para quedar reducida a la repetición de una retahíla de vaguedades, lugares comunes y soflamas arribistas. Conocer es una parte indisoluble de la acción como el núcleo mismo de la praxis consciente, la única, por cierto, que sitúa a la humanidad en el rumbo de la superación del capital, porque la conciencia revolucionaria no es una cosa que cae del cielo, ni se adquiere intuitivamente, sino que surge y prolifera mediante la elaboración y la difusión científica permanente.

En definitiva, y en la medida en que el pensamiento neoliberal fue imponiendo sus esquemas, los sindicatos fueron entrando al trapo, aunque con alguna que otra huelga contra las reformas laborales regresivas o contra las decisiones empresariales como la deslocalización de la industria, pero la burguesía supo leer perfectamente el momento histórico y, consciente de hasta qué punto su discurso iba calando entre las masas, no cedió ni un ápice en sus objetivos, de tal manera que tras  tanta batalla perdida, los sindicatos aceptaron entrar al juego del mal menor, colaborando, para ello,  en los planes de la patronal y sus gobiernos, quienes casi parecían hacerles un favor por el mero hecho de reconocerles como un interlocutor válido. De esta manera, la cooptación de los sindicatos fue en paralelo a la “derrota de la izquierda” y, más en concreto, a la disolución de cualquier proyecto revolucionario.

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿SON NECESARIOS LOS SINDICATOS?

  1. Mas o menos, estoy de acuerdo con tú atinada reflexión. Un abrazo.
    ANTON SAAVEDRA

  2. Koldobika dijo:

    Amigo Antón: sabes mejor que yo la clase de sindicalistas que hay en la actualidad: TRAIDORES A LA CLASE OBRERA. Ninguno es heredero de Marcelino, en las llamadas «ilegales» CC.OO…
    El «amigo Antonio Gutierrez,al servicio de Bankia,no debería haber pisado Valladolid pero allí se casó y mancilló el HONOR de los hombres que se la jugaron en la posguerra y pasaron duros años de represión,cárceles y desamparo. Aquellos David Morín,Tomás Tueros, y otros antepasados no sospechaban de tantas infidelidades y sometimiento a la Agenda «20-30.
    El terrorismo actual nos está matando y enviando armas,pagando con unas DEUDAS IMPAGABLES,para asesinar rusos como una nueva División Azul al estilo de los golpistas del 36.
    No se puede,ni debe,aguantar tantos asesinatos de JUBILADOS,PENSIONISTAS y los demás inocentes víctimas de las mentiras «sanitarias» y los pinchazos que han aceptado de forma «voluntaria» y que están dejando un reguero de muertos sin NINGUNA RESPONSABILIDAD achacada a esos Mengueles que NUNCA prescribieron con su firma semejante BARBARIDAD pero que siguen cobrando su SALARIO DEL MIEDO…
    Deseo que te sigas recuperando de tu «tropiezo» en tu Salud y que el «movimiento» de los manipulados «jubilados» dejen de hacer el RIDÍCULO delante de los ayuntamientos y que saquen a los alcaldes a la plaza pública y se les haga Juicio Sumarísimo por su COMPLICIDAD con los ASESINATOS y las MENTIRAS.
    A los «sindicatos» les deseo que RINDAN CUENTAS ante un Tribunal parecido al de Nuremberg y sean condenados como merecen….
    Un gran abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s