REINGRESO A LA ERA DEL CARBÓN

Informe elaborado por Antón Saavedra que sirvió como base de discusión sobre la política energética en la CECA, el año 1992. 

Cuando las potentes locomotoras de vapor empezaron a cruzar las inmensas llanuras del Oeste americano, algún tremendista se atrevió a predecir: “Como esta fiebre de velocidad se contagie al mundo entero, el carbón desaparecerá antes de veinte años”. Vino la Primera Guerra Mundial y volvió a repetirse la profecía. No digamos nada cuando estalló el conflicto del año 1939. Era la segunda explosión de preocupaciones para el sector energético. Y todavía, no hace mucho tiempo, los agoreros y los “ecologetas” de turno señalaban la desaparición del carbón, los primeros por agotamiento de los yacimientos, y los segundos, porque el carbón era el “asesino del clima y de la humanidad” (Greenpeace dixit).

Es decir, siempre faltan veinte años para que se acabe el carbón. Pero el carbón sigue ahí, en cantidades abundantes para otros muchos veinte años. Y siempre que en el mundo se ha producido un momento crítico grave, se le ha pedido al carbón un esfuerzo sobrehumano y el carbón ha respondido satisfactoriamente, como, sin duda alguna, responderá en estos momentos críticos que vive el mundo como consecuencia de la guerra que se libra en Ucrania entre la OTAN y sus lacayos europeos contra Rusia.

“Hay que seguir luchando, si no nos queremos morir o si no queremos que nos maten. Y para dejar un futuro para nuestros hijos y que sea una alternativa al carbón y a las térmicas” (Greenpeace, el año 2017)

Hoy por hoy, dígase lo que se diga, el carbón sigue siendo básico, fundamental, no solo desde el punto de vista de la independencia energética, sino desde el punto de vista del desarrollo de una parte importante de la economía, no solo de España, sino de la economía mundial. En efecto, los combustibles fósiles son energía pura. Ellos han sido los que han favorecido el crecimiento económico mundial y con ello el progreso del mundo, hasta el punto de que incluso un solo combustible, el carbón, ha sido en las últimas dos décadas el impulsor del PIB mundial, lo que nos hace ver con toda claridad que en los últimos 25 años ha sido el crecimiento del carbón el que ha liderado la economía mundial a través de la China y la India, ya que estos dos países consumen el 64% del carbón mundial. Es decir, los combustibles fósiles fueron el motor de crecimiento de los países desarrollados en el siglo pasado y actualmente siguen siendo el motor de crecimiento de los países emergentes. Dicho de otra manera: el carbón es la roca sobre la que se ha edificado el desarrollo industrial del siglo XIX y de la mayor parte del siglo XX. Nuestra civilización está basada en el carbón y, tanto las máquinas que nos mantienen en vida como las máquinas que fabrican estas máquinas dependen todas, directa o indirectamente, del carbón. Además, las reservas de combustibles fósiles más abundantes en el Planeta son las de carbón, siendo EE.UU. el país que posee los mayores yacimientos carboníferos del mundo. Y, siendo verdad que, en la actualidad, este país está reduciendo bastante la aportación de carbón en generación eléctrica gracias al gas natural extraído por fracking, no es menos cierto que el agotamiento de este método de extracción tiene fecha de caducidad, más que probable en esta misma década. ¿Importará EE.UU. el gas natural de otros países o volverá a explotar sus abundantes y baratos yacimientos de carbón?

La eléctrica alemana Uniper, controlada por la finesa Fortum, acaba de poner en marcha este sábado una nueva central térmica de carbón. Se trata de Datteln-4, cerca de Dortmund, con una potencia instalada de 1,1 GW. La conexión de Datteln 4 ha traído consigo numerosas quejas por parte del movimiento ecologista europeo. Hasta la propia Greta Thunberg ha calificado la apuesta de Alemania por la descarbonización como palabras vacías y asegura que mienten cuando dicen que les importa el futuro de sus hijos (El Periódico de la Energía, el 1 de junio de 2020)

Es más, incluso el gran cambio que se pretende hacia las energías renovables va a significar un incremento en el consumo de carbón, entre otras cuestiones, porque el carbón es un componente integral para el 70% de la producción mundial de acero. Es decir, por mucho agorero y más “ecologetas” que vayan surgiendo de las “mamas” del “electrofascismo”, nadie podrá detener al carbón, hoy por hoy el recurso más abundante, más seguro y mejor repartido por el planeta tierra. Solo en términos de reservas probadas de carbón, Asia y el mundo tienen un suministro de 80 y 135 años, respectivamente, con unos recursos mucho mayores, según el muy reciente informe Worl Energy Outlook de la Agencia Internacional de la Energía.

Ahondando más, con el informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en la mano, publicado el 28 de julio de 2022, está previsto que la demanda de carbón en el mundo alcance un máximo histórico, alcanzando los 8.000 millones de toneladas en 2022, y creciendo aún más en 2023. Lógicamente, esta demanda de carbón viene impulsada por el aumento de los precios del gas natural, que obliga a muchos países al cambio del gas al carbón, teniendo que reabrir las centrales eléctricas de carbón que se habían cerrada.

En el documento se afirma que China, “responsable de más de la mitad del consumo mundial de carbón”, será el principal impulsor del crecimiento de la demanda en la segunda mitad de 2022, pero, también se pronostica que la UE contribuirá a esta demanda, recurriendo cada vez más al carbón en la producción de electricidad para reemplazar el gas o guardarlo para el invierno debido a la disminución de las importaciones de gas ruso, no en vano, las sanciones y prohibiciones sobre el carbón ruso han perturbado los mercados.

India y China, que entre ambas representan dos tercios de la demanda mundial, representan los mayores incrementos de demanda pese a que ambos países desplegaron grandes cantidades de energía renovable. Estas dos economías, dependientes del carbón y con una población combinada de casi 3.000 millones de personas, serán la clave de la futura demanda de carbón.

Por otra parte, la Comisión Europea aprobaba el pasado 18 de mayo de 2022 el paquete de medidas REPowerEU, que tiene como objetivo reducir la dependencia de los combustibles rusos, planteando medidas de racionamiento para el gas entre los estados miembros y reduciendo la participación de las centrales de ciclo combinado en el mix, sustituyéndolas por energía producida a partir de carbón.

Tras varias semanas de preparación, Naturgy ha realizado hoy con éxito la voladura controlada de la chimenea de la central térmica de Anllares. La chimenea tenía una altura de 150 metros, muy similar a un edificio de más de 40 plantas y un diámetro de 13 metros en la base y 7,4 metros en la parte superior o coronación. Dado el espesor de hormigón (más de medio metro en la base del fuste), para la demolición se han utilizado 50 kg. de explosivos y 200 detonadores eléctricos (Bierzo Digital, 25 de noviembre de 2020)

Pero la cuestión se complica un poco en nuestro país, en el que solo una térmica, la asturiana de Aboño (903 MW), no había solicitado el cierre, al igual que ha ocurrido con la central de Soto de Ribera III (361MW), ambas pertenecientes a la empresa EDP, quedando por ver ahora si el plan de la Unión Europea frena de alguna forma las autorizaciones de desconexión de las centrales españolas de Soto de la Barca en Tineo  – propiedad de Naturgy – y de Lada en Langreo – de Iberdrola -, actualmente en pleno proceso de desmantelamiento.  Otras, como las de La Robla en León y Andorra en Teruel, han visto hace unos meses cómo se demolían sus icónicas torres de refrigeración, al igual que ocurriera mucho antes con las de Anllares del Sil en la localidad leonesa de Páramo del Sil, “dinamitada” su torre de refrigeración el pasado 3 de junio de 2021, y la de Compostilla en Cubillos del Sil, perteneciente a Endesa, que fue desmantelada en el año 2020.

Las dos torres de refrigeración de la central térmica de La Robla, uno de los elementos más icónicos del paisaje de la Montaña Central Leonesa, dejarán de formar parte del mismo a partir de este mediodía , después de que Naturgy proceda a su voladura a partir de las 13 horas. El derrumbe de las torres de uno cien metros de altura y más de 70 de diámetro y unas 9.000 toneladas de peso cada una supone un paso más en el proceso de desmantelamiento de la central iniciado hace más de un año y que alcanza su ecuador (ABC, 6 de mayo de 2022)

En definitiva, hoy día de lo que se habla en la prensa es del gran logro de la desindustrialización en España. Es decir: Han cerrado nuestras minas de carbón, en vez de aplicar las tecnologías existentes para la eliminación de todos los efectos que pudieran ser contaminantes, pero seguimos importando la energía de Marruecos producida con el carbón de sangre depositado en el Puerto del Musel. Se aprueba la moratoria nuclear por imposición de la ETA, que tenemos que pagar en nuestra factura de la luz, pero seguimos importando energía nuclear procedente de Francia, y hemos frenado la producción de las energías renovables durante siete años para comprársela a otros países, como Portugal. ¿Existe alguna política energética en España, me sigo preguntando yo?

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s