NICOLAS REDONDO, PERSONA DE UN SOLO METAL.

Debo confesar públicamente que me cuesta mucho trabajo escribir sobre un compañero y amigo como Nicolás Redondo, sobre todo cuando siempre le he considerado como referente sindical y como una persona de una enorme calidad humana, al que hubiera dejado tranquilamente la custodia de mis hijos.

Cayo, Eugenio Carbajal, Nicolás Redondo, Anton Saavedra y Llaneza en la localidad asturiana de Cenera (Mieres), el 23 de enero de 1977.

En efecto, el 4 de enero de 2023 fallecía a la edad de 95 años de edad el gran Nicolás Redondo al que despedimos como una figura imprescindible del sindicalismo en España durante la dictadura, cuando para los compañeros de la organización en la clandestinidad era el compañero JUAN, y durante este periodo llamado democrático. Nicolás Redondo, junto con el compañero Marcelino Camacho, fueron protagonistas indiscutibles del mundo laboral español y, como tales, han pasado a ser patrimonio del movimiento obrero internacional.

Es verdad que, durante las primeras campañas electorales, el PSOE había usado el slogan de “cuarenta años de honradez”, al que el Partido Comunista agregaba “y cuarenta de vacaciones”, pero no es menos cierto que el partido socialista, con su dirección en Toulouse, aunque había tenido muy poca actividad en la lucha antifranquista, tenía honrosas excepciones en algunos lugares de España, siendo Euskadi una de ellas, donde Nicolas Redondo llevó a cabo un papel predominante.

Cartel homenaje a Manuel Llaneza en Mieres, el 23 de enero de 1977.

Con apenas diez años de edad, había sido deportado a Francia en el barco Habana, junto con otros dos mil quinientos niños para librarse de los bombardeos de las escuadrillas de Mussolini y Hitler sobre la población vasca, siendo acogido por una familia española, José Pérez, minero de profesión y Josefa Calvo, en el pueblo de Bedarrieux. Ya de regreso a Euskadi, después de permanecer tres años en Francia, es cuando se entera de que su padre había sido condenado a muerte, después de haber sufrido la tortura a manos de la policía franquista por el delito de haber defendido el gobierno legítimo de la República.  Posteriormente sería él mismo quien sufriría los mismos castigos policiales sufridos por su padre, siendo encarcelado en varias ocasiones por sus actuaciones sindicales en la factoría de La Naval – la primera vez en 1951 -, hasta ser desterrado al pueblo de Las Mestas en Las Hurdes extremeñas, un pueblo donde no había nada, ni transporte público, teniendo que presentarse todos los días en el cuartel de la guardia civil.

Sin embargo, Nicolás nunca solía alardear de sus actuaciones, más bien procuraba mantener un pudoroso ocultamiento. Tan solo en algunas ocasiones cuando estábamos en la vivienda de Madrid, compartida con Manuel Garnacho, Jesús Mancho, Javier de Paz y yo mismo, cuando tenía que pernoctar en la capital por asuntos sindicales, surgían conversaciones – Nicolás con su copita de coñac y sus almendras – y salían a relucir aquellos tiempos infaustos descorría parcamente el velo y dejaba traslucir la amargura y la tristeza que le producían aquellos acontecimientos.

Cartel del XXX Aniverario de la Huelga General del 14 de diciembre de 1988.

Nicolas era un paisano sin dobleces, era una persona de un solo metal que te decía las cosas a la cara, un hombre de trato duro , no en vano había forjado su perfil sindical en los años más duros del antifranquismo, contrastando la aparente dureza de sus posiciones con la humildad de sus planteamientos personales, siendo siempre muy consciente de su papel en la sociedad, de lo que podía y no podía hacer, de cuáles eran sus limitaciones. Se sabía un trabajador de la metalurgia, un luchador obrero, y fue por eso por lo que, en el congreso de Suresnes, apareciendo como el candidato indiscutible a la secretaria general del PSOE, se quitó de en medio para proponer en su lugar a Felipe González – cosa que éste ha intentado siempre que no se airease demasiado -, prefiriendo Nicolás quedarse al frente de la UNION GENERAL DE TRABAJADORES y conseguir la gran transformación sindical que se produjo durante los años que estuvo al frente de la organización.

Pero aquella luna de miel PSOE-UGT duró muy poco, desde que el llamado felipismo fue derivando hacia las posiciones del capitalismo neoliberal – “el sistema capitalista es el menos malo de los conocidos que diría Felipe González”- lo que casaba muy mal con los planteamientos propugnados por el sindicato liderado por Nicolas, produciéndose el primer encontronazo de los sindicatos en 1985 con la ley de reforma de las pensiones, que tanto Nicolás como Antón Saracíbar, habían votado en contra en el Congreso, rompiendo la disciplina de voto y dejando  ambos el escaño de diputados por Euskadi.

Nicolás siempre se había negado a la transformación del sindicato como una mera correa de transmisión del partido y del gobierno, logrando incluso la unidad de acción con las Comisiones Obreras, para llevar a cabo la Huelga General del 14 de diciembre de 1988, motivada por las medidas que se pensaba aprobar en materia de precariedad en el empleo y de impuestos. El país entero había quedado paralizado y Felipe González pensó en la dimisión y dejar en su lugar a Narcís Serra. Pero una vez más se demostró que quien aguanta termina ganando, o al menos no termina perdiendo, iniciándose desde ese momento por parte de todos los felipistas la defenestración de Nicolás, hecho que se producía en 1994, en que no se presentaría a la reelección como secretario general de UGT. Dos años más tarde, Felipe González perdería el gobierno.

Capilla ardiente de Nicolas Redondo en los locales de UGT en la Avenida de América, el 4 de enero de 2023.

Algunos conocemos muy bien su postura crítica, a través de alguna que otra conversación telefónica, su desasosiego e incluso su tristeza por la orientación seguida por su partido y su sindicato. A sus noventa y cinco años mantenía una cabeza totalmente lúcida, y no perdía ocasión de enterarse de todo y de analizar todo. Te echaré mucho de menos, amigo. Descansa en paz, compañero.

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a NICOLAS REDONDO, PERSONA DE UN SOLO METAL.

  1. En ningún cargo de ningun tipo, ni milito en ningun partido, aunque puede o pude simpatizar con alguno. Un abrazu.

  2. tranquilidad1 dijo:

    anton me gustaria saber si todavia ttienes algun cargo en algun organismo del principado he visto que figuras como integrante del consejo asesor del mprincipado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s