COMIDA EN LA CASONA CAMINO REAL DE SELORES EN CANTABRIA

Tal y como habíamos decidido en nuestra última comida de la Familia Moquinesa, celebrada el pasado 25 de julio de 2020 en el “Chiringuito los Emilios” de la playa de la Franca en el concejo de Rivadedeva, el día 29 de agosto de 2020 nos dirigimos a tierras cántabras para celebrar nuestra comida familiar en el “Restaurante Las Cuadras”, cuyo enclave se encuentra  en las antiguas cuadras de la Casona Camino Real de Selores (Cantabria), con una decoración extravagante, provocadora y acogedora creada por su dueño y decorador Paco Entrena, que contrasta con la arquitectura tradicional cántabra del conjunto de edificios que forman el complejo del  S XVII, Camino Real de Selores, situado en el Valle de Cabuérniga, a 161 kilómetros desde Langreo y 1,40 horas por la carretera A8. En esta ocasión asistimos Fausto, Araceli, Susana, José, Irma y Antón, saliendo de Sama de Langreo a las 11,45 horas, para realizar una parada técnica en la localidad cántabra de Comillas donde tomamos el vermut y tuvimos la ocasión de visitar algunos de sus edificios medievales y barrocos, siendo sus obras abundantes y visibles por toda la villa.

Palacio de Sobrellano mandado construir entre los años 1881 y 1888 por el Marqués de Comillas, aunque no puedo disfrutarlo por haber fallecido antes de la finalización de las obras.

Pocas localidades tan pequeñas albergan tanto patrimonio histórico-artístico, concentrado y de renombre, como Comillas en Cantabria, pero lo mejor de Comillas es que está todo muy a mano. En muchas ocasiones, incluso sin quererlo, te vas a topar con monumentos que van a llamar tu atención y curiosidad, tales como el Palacio de Sobrellano, mandado construir por el marqués de Comillas como su residencia de verano de estilo neogótico que, si bien llama la atención por fuera, el interior es simplemente soberbio.

Otro de los emblemas de Comillas es la Universidad Pontificia, situada en una privilegiada ubicación que marca claramente las distancias, las dimensiones del conjunto de edificios que forman la universidad de Comillas son descomunales.

El Capricho de Gaudí es una casa de pequeñas proporciones, con formas redondeadas, sin aristas y una elevada torre, situada en el Parque Sobrellano, realizada por el genial arquitecto Antonio Gaudí (1883-1885).

Siguiendo con nuestra visita nos encontramos con una de las obras más singulares de Gaudí, una de las pocas que realizó el arquitecto fuera de su Cataluña natal, denominada como el Capricho de Gaudí, aunque su nombre verdadero es Villa Quijano, nombre del indiano que la mandó construir después de amasar una inmensa fortuna pudiendo disfrutar de esta vivienda tan solo unas semanas debido a su fallecimiento.

Dejamos Comillas para continuar viaje hasta el restaurante donde teníamos la mesa reservada para las 15,00 horas en el “Restaurante Las Cuadras” de Selores, con una distancia de unos 23 kilómetros y una duración estimada de viaje en torno a los 25 minutos.

Entrada al restaurante Camino Real de Selores.

La Casona Camino Real de Selores que ocupa una casa señorial del siglo XVII, siglo en el que se construyó el edificio principal, convertido en hotel desde el año 1999 se presenta a sus huéspedes bajo el lema “ABRE LA PUERTA DE TUS SUEÑOS”. La decoración, teniendo en cuenta la profesión del dueño, es espectacular. Se respira arte por todas sus esquinas, y hasta el último rincón está cuidadosamente estudiado. Paco Entrena, plasma en este hotel todo su arte y no deja a nadie indiferente. Cada habitación es de un color y distribución diferentes. Lo antiguo y lo moderno se mezclan causando un efecto fascinante. Colores mediterráneos y caribeños, trampantojos, todo en equilibrio y armonía, que le ha convertido en uno de los más emblemáticos hoteles con encanto que existen en Cantabria. El hotel está compuesto de 25 habitaciones, pudiendo encontrar entre ellas apartamentos, habitaciones dobles, triples y cuádruples, habitaciones dobles con bañera hidromasaje y suites. Estas habitaciones están situadas en diferentes edificios del complejo lo que hace que sean aún más especiales. Además, cada una de ellas tiene una decoración especial y única.

Fachada principal de la Casona Hotel Camino Real de Selores en Cantabria.

La Casona Camino Real de Selores, que incluye una preciosa posada y una tienda de antigüedades y regalos llamada “La Casa Encantada” está a sólo 30 minutos de las playas cántabras de Comillas y San Vicente de la Barquera, y su enclave a 13 km de la salida de la A8 de Cabezón de la Sal, la sitúa en un enclave estratégico para visitar toda la zona central y occidental de Cantabria.

Además, su entorno privilegiado rodeado de montañas y reservas naturales, ofrece al visitante una excelente oferta de naturaleza, arte, ocio y gastronomía. No hay que olvidar que el término municipal de este pueblo se encuentra dentro de la Reserva del Saja y Parque Natural de Saja-Besaya, lo que asegura un entorno natural realmente privilegiado.

Algo imprescindible en esta zona de Cantabria es degustar la cocina tradicional del Valle de Cabuérniga.

Panorámica del Valle de Cabuérniga, en Cantabria.

El “Restaurante Las Cuadras” es bastante amplio, y allí se puede degustar una exquisita carta con platos de cocina tradicional, utilizando siempre los mejores productos de la zona. El restaurante como tal es un lugar realmente acogedor y decorado con mucho gusto, con un personal muy cercano y amable. La comida es de buena calidad y bien cocinada, todo casero, destacando el contundente cocido montañés, los platos elaborados con las truchas de sus ríos y, sobre todo, las magníficas y sabrosas carnes que se crían en los pastos naturales de la zona con sus vacas autóctonas tudancas a la cabeza.

Croquetas tudanca, anchoas de Santoña, costilla tudanca BBQ y tarta cinco quesos cántabros en el Restaurante La Casona del Camino Real de Selores (29-08-2020).

Nosotros pedimos unos entrantes a base de ensalada de tomates, croquetas tudanca y anchoas de Santoña para seguir con el plato principal de la “Costilla Tudanca BBQ”, encargada con antelación debido a su preparación al vacío para el asado en la parrilla. Las raciones son generosas y así nos lo hicieron constar, así que compartimos entrantes para finalizar con la “Costilla Tudanca BBQ”, una carne deliciosa la verdad, y los postres con la tarta de cinco quesos cántabros, todo ello regado con vino de la Ribera del Asón, un vino blanco elaborado con uva Albariño (60%) y Chardonnay (40%) de viñedos situados en la localidad cántabra de Vidular.

Fausto, José, Antón, Irma, Susana y Araceli en el Restaurante Las Cuadras del Camino Real de Selores (29-08-2020)

Es de reseñar que la raza tudanca toma el nombre de su lugar de origen y expansión, el valle montañés de Tudanca en los Montes Cantábricos. Una raza bovina que destaca por su importante papel en el mantenimiento de la biodiversidad del medio, así como por el aprovechamiento de los recursos pastables infrautilizados por el resto de razas de ganado que coexisten con ella en esas tierras. Aunque la mezcla de pasión y ayudas institucionales han logrado dar esquinazo al riesgo de extinción, la escasez continúa siendo característica de la vaca tudanca. Su difícil rentabilización frena la expansión de una raza de carne que brinda cortes aromáticos e intensos, como corresponde a su carácter montaraz. Por eso continúa siendo un pequeño secreto, uno de los grandes tesoros de la gastronomía cántabra. Su carne, de color rojo intenso característico de las razas más rústicas, tiene un alto contenido en ácidos Omega-3 producto de su alimentación a base de pastoreo.

Morfológicamente, la tudanca es una vaca de gran cornamenta que no destaca por su corpulencia, tal como sucede con la raza casina, las vacas de leche y los bueyes, cuyo engorde es más costoso, quedando englobada en el grupo de razas de lento desarrollo, más difíciles de rentabilizar y, por lo tanto, más caras para el ganadero. No se trata de la vaca más fuerte, ni la más lechera, ni la que más carne produce, pero es muy fuerte, produce leche rica en grasas, su carne es magra y sabrosa, y, sobre todo, requiere pocos cuidados, adaptándose perfectamente al régimen de semilibertad en el clima montañés.

Antes de la mecanización del campo, la vaca tudanca era la protagonista de las labores más penosas. A pesar de su reducido tamaño, su extraordinaria fuerza hizo posible el auge de la industria carretera de las zonas montañosas cántabras o palentinas (San Martín de los Herreros, La Lastra, etc.). Así lo atestigua el primer congreso de criadores de ganado tudanco, celebrado en 1947.

“Costilla tudanca BBQ” en el restaurante Camino Real de Selores en Cantabria.

Un menú con una excelente relación calidad-precio.

El proceso de elaboración de la carne consiste en que, una vez elegida la pieza y sometida a un proceso de cocción al vacío durante 24 horas, ésta se pone en la parrilla durante, aproximadamente, 10 minutos con la parte del hueso por debajo y 5 minutos por la parte de la carne. Previamente se prepara una salsa barbacoa en base a cebollas pochadas con aceite de oliva a la que se añaden los ingredientes naturales que se decidan (salsa de tomate, kétchup, azúcar moreno (panela), salsa perrins, pimentón de la Vera, mostaza, comino, salsa de soja, vinagre de jerez, miel y el jugo de la propia carne) dejándolo al fuego durante media hora. Transcurrido el tiempo previsto, el costillar se embadurna por ambos lados con la salsa preparada, para sacarlo a continuación y servir inmediatamente caliente, previamente deshuesado con maestría, arte y amabilidad por el chef Antonio Vicente.

Irma, Araceli y Susana en el comedor del restaurante Las Cuadras del Camino Real de Selores en Cantabria (29-08-2020).

Selores es una bella localidad perteneciente al municipio de Cabuérniga, en la Comunidad de Cantabria, que se encuentra ubicada a dos kilómetros de la capital de municipio, Valle, en un estrecho valle situado a 250 metros de altitud sobre el nivel de mar.

La población está atravesada por el río Saja, que llega a dividir el pueblo en la zona Este, e integrada por cuatro barrios: La Mahílla, La Bolera, La Curraliega y La Fuente.

Irma en la tienda del restaurante Las Cuadras del Camino Real de Selores en Cantabria (29-08-2020).

De regreso a Langreo, después de dar unas vueltas por el pueblo de Selores y bajar la digestión damos por finalizada nuestra excursión hasta emprender camino hacia Sama de Langreo, para tomar unas cervezas y preparar nuestra próxima comida moquinesa que será el próximo sábado 26 de setiembre de 2020 en Oviedo.

ANTON SAAVEDRA

Acerca de ANTON SAAVEDRA RODRIGUEZ

Hola a todos, soy Antón Saavedra y vivo en la cuenca minera asturiana del Nalón. Nacido en Moreda de Aller, (Asturias) el 30 de mayo de 1948, desde la edad de cinco años vivo en la barriada minera de La Juécara (LANGREO). Allí, en la Academia Mercantil de La Felguera (Frailín) cursé mis estudios de bachillerato por libre, y a la edad de 20 años, después de haber sido despedido de Constructora Gijonesa, Duro Felguera y Montajes de Ciaño por motivos sindicales, empezé a trabajar en la minas de Hunosa (Pozo Fondón) con la categoría de ayudante barrenista hasta el año 1974 que pasé a desempeñar el cargo de Graduado Social en el Grupo Siero (Pumarabule y Mosquitera). Posteriormente me licencié en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, y actualmente curso estudios para la licenciatura de Ciencias Políticas. Afiliado a la UGT y al PSOE en los inicios de los años 70, fui secretario general de la Federación Estatal de Mineros de UGT (1976-1989), vicepresidente de la Internacional de Mineros (1978-1990), y miembro del Comité Ejecutivo Confederal de UGT (1976-1988).Desde 1986 hasta 1994 ocupé un lugar en la Mesa del Comité Consultivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en representación de España. Durante este periodo participé como ponente en varios congresos y conferencias sindicales a nivel internacional, actuando en nombre de los trabajadores españoles ante la OIT, siendo autor del libro-informe publicado bajo el título “EL CARBON:UNA ALTERNATIVA A LA CRISIS ENERGETICA”, que fue asumido por unanimidad de los miembros de la CECA como ponencia base en el debate sobre la politica energética comunitaria en 1991. Entre los años 1991 y 1998 fui diputado del Partido de Acción Socialista (PSOE histórico) en el Parlamento Asturiano por las lista de IU, así como miembro de sus respectivos comités ejecutivos federales. Soy autor de “SECUESTRO DEL SOCIALISMO” y “EL HEREDERO DE SURESNES” de muy recientísima aparición.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s